Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

21 de septiembre de 2021

En 55 días la cúpula del PSUV debe informar al presidente Nicolás Maduro qué hacer para mantenerse en el poder, ganar las elecciones “cuando las haya”; cómo conservar la militancia y evitar un estallido social.

Maduro dictó líneas el 20 de febrero a la dirigencia en el Congreso Central Bolivariano, en el parque El Calvario en Caracas, luego de que deliberaran 104 de sus miembros en 6 mesas de trabajo.

El Congreso Central Bolivariano, integrado por 5 voceros por estados, gobernadores, alcaldes, diputados y la dirección nacional (en total 120 dirigentes), tendrá la orden de reestructurar el partido (la sexta en 10 años) porque el presidente del PSUV admitió que las UBCH se debilitaron y que es necesario “empujar, despertar, renovar” el liderazgo y buscar la militancia casa por casa. “Reorganización total de las estructuras de funcionamiento y de mando. 2017, año de la contraofensiva estratégica”, exigió el mandatario.

La entrega del plan operativo 2017-2019 será el 19 de abril cuando se conmemoren 20 años de la decisión del MBR de participar en la contienda electoral y abandonar la vía golpista de 1992. Desde que Maduro dirige el oficialismo, desde 2013, se han producido tres reestructuraciones en el PSUV con varias características: la designación de sus fichas para el control del partido, como pasó cuando escogieron los delegados al III Congreso, que se reunió en julio de 2014, y que lo eligió como presidente del PSUV; el nombramiento de Eduardo Piñate como secretario permanente de la presidencia del partido en enero de 2016; la selección y juramentación de los equipos municipales y parroquiales durante el año pasado sin una consulta a las bases, a pesar del mandato de los estatutos.

En 2015 y 2016 Maduro removió las vicepresidencias regionales del PSUV para darles espacios a figuras leales como Víctor Clark, Andreína Tarazona, Isis Ochoa, Gladys Requena, Jesús Farías y Rodolfo Sanz.

¿Qué harán? En El Calvario, Eduardo Piñate expuso las “Conclusiones generales” del CCB y ofreció un dato de cómo aspiran a ganar unas virtuales elecciones. En la Agenda de Campaña Carabobo 2017-2021, los CLAP tendrán un papel adoctrinador o receptor de militantes mediante “la repolitización de la gestión”. “Si en marzo llegamos a 6 millones de jefes de CLAP, el PSUV debe hacer que esos 6 millones de jefes de hogares lleven el mensaje político, de la revolución, eleven la conciencia revolucionaria y socialista del pueblo”, dijo Piñate.

Maduro pretende hacer, al igual que en 1997 cuando Núñez Tenorio propuso “la táctica justa”, un análisis de las condiciones del mundo, de Venezuela, y luego trazar las orientaciones. “Vamos a prepararnos logística y militarmente. Ha llegado la hora de las definiciones y de preparar una poderosa maquinaria política para enfrentar cualquier escenario, sea político, sea militar, electoral, o de las características que tenga”.

El presidente reveló que fue contactado por un estadounidense que ofreció asesorarlo para el manejo del “Big Data” o revolución digital, que consiste en la elaboración de mensajes segmentados mediante las redes sociales, como usó Donald Trump para ganar en Estados Unidos. “Tenemos que aprender y ser los campeones mundiales del manejo de las nuevas técnicas de la política de la comunicación y de cómo garantizar triunfos electorales en medio de unas condiciones de guerra de carácter no convencional que no cesarán. Ser expertos en utilizar las mejores técnicas de comunicación para penetrar a todo nivel: en televisión, en radio, en Facebook, Twitter. Ser los mejores con el lenguaje y la técnica de cada medio, de cada red; ser los mejores en las calles, con las brigadas de muralistas”.

Limitaciones a la base. En predios del PSUV señalan que la reestructuración persigue que la militancia no escoja los candidatos regionales y municipales, de manera que así puedan ser impuestas. De hecho, fuentes internas revelaron que ya existen aspirantes con la venia entre los grupos de poder: Héctor Rodríguez desplazaría a Elías Jaua en Miranda, si Henrique Capriles cumple su promesa de no ir a la reelección a la gobernación y que, en su lugar, esté la diputada de PJ, Adriana D’Elia. Clark sustituirá a los Montilla en Falcón; el vicealmirante César Salazar (ministro de Obras Públicas) irá a Sucre; y Nelson Moreno (mandatario encargado) en Anzoátegui.

Julio Chávez, diputado del PSUV, declaró que la remoción partidista tiene un fin electoral (o “reconstrucción de la hegemonía política”) y consistirá en la revisión de las estructuras de las UBCH y Círculos de Lucha Popular (CLP): “Hay heridas dentro del propio seno del partido. Algunos compañeros de CLP no asumieron la tarea y el jefe del Estado pide un refrescamiento de todas las estructuras”.

Los Datos

En 2017, la Dirección Nacional del PSUV se reunirá con los equipos políticos municipales y parroquiales. El Plan territorial del PSUV incluye crear en parroquias y municipios “Las casas del pueblo”, con wifi, para la formación, movilización y propaganda. En el tercer trimestre, lanzarán el proceso de actualización y carnetización de militantes.

COMPÁRTELO

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.

Los comentarios no están habilitados.