Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

23 de octubre de 2021

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, manifestó que son «totalmente falsas» las acusaciones que en su contra realizó uno de los abogados de la empresa brasileña Odebrecht, acusada de millonarios sobornos en América Latina para obtener contratos.

En una entrevista publicada en el diario español El País, el abogado de Odebrecht, Rodrigo Tacla, manifestó que Varela recibió donaciones de la empresa brasileña para su campaña política, indicó AFP.

También dice que la constructora habría pagado a proveedores de una empresa familiar del mandatario. «Quien esté investigado tiene que rendir cuentas, yo no estoy siendo investigado por nadie. Es totalmente falso lo que se está diciendo», dijo Varela a periodistas.

«Yo no voy a opinar de un caso que está investigando el Ministerio Público. Ellos tienen la responsabilidad de investigar y dar con los responsables y que se sepa toda la verdad», afirmó el mandatario.

Tacla señaló en la entrevista que Odebrecht «corrió con los gastos de los principales candidatos de las elecciones generales panameñas de 2014: el oficialista José Domingo Arias y su adversario, el actual presidente, Juan Carlos Varela. Apostó por los dos».

Arias, candidato del partido del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), ha declarado en varias ocasiones ante la Fiscalía por este escándalo, sin que se hayan tomado medidas cautelares en su contra.

«La constructora también abonó un millón de euros a dos proveedores de una empresa de ron propiedad de Varela (Varela Hermanos). El pago se hizo a través de una cuenta del HSBC en Hong Kong», relató Tacla.

«La información que dan de (la empresa) Varela Hermanos es totalmente falsa», refutó el mandatario. Odebrecht reconoció haber pagado 59 millones de dólares en sobornos a oficiales del Gobierno de Panamá entre 2010 y 2014, aunque Tacla considera que esa cantidad «es mayor».

El abogado brasileño, que se encuentra en libertad condicional en España, dijo que «Odebrecht también organizaba fiestas. Y enviaba mujeres desde Brasil a celebraciones con políticos en Panamá y República Dominicana».

«Era la forma de la constructora de expresar su agradecimiento. Aunque luego eso también se convertía en un chantaje», añade Tacla. Según este abogado, el responsable de Odebrecht en Panamá, André Rabello, «manejaba información sobre las esposas y las relaciones extraconyugales de los políticos panameños».

«Asistí a una reunión donde Rabello dijo que tenía la confirmación del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, de que el país no iba a contestar a los requerimientos judiciales de Brasil (sobre este caso)», añadió.

La Fiscalía informó el miércoles que en Panamá hay 43 personas imputadas por el escándalo Odebrecht, pero no hace públicos los nombres, por lo que distintas organizaciones sospechan que este silencio trata de encubrir a altos funcionarios. Hasta la fecha, se ha involucrado en este escándalo al expresidente Ricardo Martinelli, a sus hijos y varios de sus funcionarios.

Odebrecht sobornó a más de 1000 personas

El ex abogado de la constructora brasileña Odebrecht Rodrigo Tacla Durán, arrestado en España el pasado noviembre a petición de Brasil, aseguró que más de 1.000 personas fueron sobornadas en uno de los mayores escándalos que han sacudido recientemente Latinoamérica.

«Cobraron desde gerentes de empresas públicas a jefes de Estado. Solo en Brasil hay 500 personas afectadas. Y existen políticos y altos funcionarios brasileños cuyos nombres no han trascendido», dijo en la entrevista para el diario El País, citó DPA.

El ex letrado, que tiene nacionalidad brasileña y española, está considerado uno de los responsables del llamado «departamento de sobornos» de la constructora, la división de la compañía brasileña presuntamente dedicada a coordinar sistemáticamente las redes de corrupción para obtener contratos en Brasil y varios otros países.

Recientemente fue reclamado por el país suramericano por presuntos delitos de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal en el marco de la operación «Lava Jato», que dio lugar a las investigaciones en torno al caso Odebrecht, pero finalmente no será extraditado a Brasil después de que la Justicia española estimara hace unos días el recurso interpuesto contra su entrega.

Tacla aseguró al diario El País que Odebrecht, que fue durante años la principal constructora de América Latina, «lo arreglaba todo pagando» y que establecía el primer contacto con los políticos en las campañas electorales, tras las que sugería «las obras que se incluían en los planes de Gobierno».

El ex abogado, quien pasó dos meses en prisión en Madrid, aseguró que la compañía brasileña gastó al año «cerca de 260 millones de euros (305 millones de dólares)» en comisiones ilegales y que manejaba más de un centenar de empresas en paraísos fiscales.

«El dinero se movía en efectivo, a través de cuentas en paraísos fiscales y transferencias internacionales. La constructora, por seguridad, nunca pagaba en los países de origen del beneficiario», dijo. «Yo llegué a la constructora en 2011. Pero la estructura ya existía desde 2006», añadió.

El ex abogado negó que Odebrecht pagara solo 785 millones de dólares en sobornos, como reconocieron los responsables de la compañía ante la Justicia, y relató que un ex directivo del banco Meinl Bank declaró que esta entidad «movió 2.200 millones de euros». «Y este banco trabajaba en exclusiva para Odebrecht», apuntó.

Según su versión, solo en Brasil «se desembolsaban 130 millones de euros (152 millones de dólares) al año en comisiones». «Cobraba hasta el conserje. Los sobornos salpicaron a todos los partidos. De derecha, izquierda… De Gobierno, oposición…», dijo el ex abogado.

Tacla destacó que la empresa intentó regalar un avión al ex presidente de Panamá Ricarlo Martinelli y que éste «lo rechazó». Repasó también otros supuestos sobornos en países como Ecuador o Panamá, donde según su versión ex mandatarios y candidatos recibieron dinero de forma irregular.

Tacla también aseguró que la constructora aceptó un acuerdo que suponía un reconocimiento de culpabilidad «porque existía mucha presión de los empleados». «Si los directivos no hubieran accedido al acuerdo, los trabajadores lo habrían hecho individualmente. Y la empresa no habría controlado el proceso», dijo.

El ex abogado denunció haber recibido amenazas a través del teléfono y las redes sociales en Estados Unidos y en España. «Me exigían que me callara. Mi madre también ha sido amenazada», lamentó.

Asegura, además, que altos funcionarios y gobernantes de Latinoamérica temen su confesión. «Mi testimonio puede afectar a muchas personas poderosas en el mundo», dijo al rotativo español.

COMPÁRTELO

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.

Los comentarios no están habilitados.