Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

16 de octubre de 2021

La nueva fiscal general de Brasil, Raquel Dodge, asumió este lunes el cargo en un momento que definió como «de depuración» de un sistema político acorralado por escándalos de corrupción, que salpican hasta al presidente del país, Michel Temer.

«Soy consciente de la enorme tarea que tenemos por delante», declaró Dodge en un acto en el que estuvo flanqueada por el propio Temer, por la presidenta de la Corte Suprema, Carmen Lucia Antunes; y los presidentes del Senado, Eunício Oliveira, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, ambos también sospechosos de corrupción.

Dodge hizo alusión a la delicada crisis política que sacude al país debido a los recurrentes escándalos y dijo que si bien «muchos fiscales generales asumieron el cargo en tiempos de paz», ella lo hace «en medio de fuertes tempestades».

La nueva fiscal, de 56 años, sustituye en el cargo a Rodrigo Janot, quien durante el mandato que comenzó en 2013 puso en marcha la Operación Lava Jato, que desveló la colosal red de corrupción enquistada en la estatal Petrobras, que ha llevado a prisión a decenas de políticos y grandes empresarios.

En sus últimas dos semanas en el cargo, Janot presentó nuevas y duras acusaciones contra los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff y también contra Temer, a quien ya había acusado de corrupción pasiva.

Esa primera denuncia contra el mandatario fue bloqueada por la Cámara Baja, que por imperativos constitucionales debe avalar la instauración de un juicio de carácter penal contra un presidente en pleno ejercicio del poder.

COMPÁRTELO

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.

Los comentarios no están habilitados.