Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

20 de octubre de 2021

El Observatorio de la Tierra de la NASA alertó en una publicación reciente sobre el aumento de la contaminación del Lago de Maracaibo, ubicado en el noroeste de Venezuela, y expresó su preocupación por la actual situación en uno de los lagos más grandes de América del Sur y uno de los más antiguos del mundo que atribuyen a los derrames de crudo.

“Alguna vez fue una fuente de gran abundancia, particularmente de combustibles fósiles y pescado, para la gente de Venezuela. Ahora, el Lago de Maracaibo es mayormente abundante con la contaminación de las fugas de aceite y el exceso de nutrientes”, señalaron en una nota publicada en su portal web.

 

En imágenes satelitales captadas en septiembre de 2021, la NASA señala que el Lago de Maracaibo se “arremolinaba con tonos de verde, bronceado y gris que trazaban el flujo de corrientes y remolinos”, siendo las principales fuentes las algas, salidas de sedimentos de los ríos y las fugas de petróleo crudo.

Las imágenes satelitales hablan por sí solas. Foto: NASA.

Agregaron que el Operational Land Imager en Landsat 8 capturó la escena el pasado 10 de septiembre, en el que se evidencia un alto grado de contaminación por los derrames.

“Una de las reservas de petróleo y gas más grandes del mundo se encuentra debajo del Lago Maracaibo. Se han perforado miles de pozos en el lago desde la Primera Guerra Mundial, primero por compañías extranjeras y luego por la compañía petrolera estatal de Venezuela. Aproximadamente dos tercios del petróleo producido por el país proviene de esta región”, explicaron.

“Según muchas noticias e informes científicos, la infraestructura de extracción y distribución de petróleo de la región está en muy mal estado. Las manchas han sido una ocurrencia regular en el lago durante años, y el petróleo crudo a menudo llega a las orillas. Los derrames de petróleo son múltiples y continuos, y se pueden detectar fácilmente las fuentes”, dijo Eduardo Klein-Salas, científico de teledetección.

COMPÁRTELO

Los comentarios no están habilitados.