Categorías: Hoy

¿Estas endeudado y no sabes qué hacer? Acá todo sobre la cancelación de deudas

En la vida siempre nos encontramos con ciertas situaciones que llegan a ponernos “contra la espada y la pared”, estos escenarios incomodos se pueden presentar bien sea en el ámbito sentimental, de salud y por supuesto el económico.

Es allí cuando intentamos buscar las herramientas para salir bien librados de las deudas, sin embargo; a veces resulta abrumador y aunque lo evitemos de mil maneras terminamos ahogados en un mar de deudas e intentos fallidos sin éxito alguno.

Cuando el panorama se torna oscuro y no vemos una salida segura para enfrentar este problema económico siempre podemos optar por un mecanismo efectivo y sobrepasar este problema.

La ley de la segunda oportunidad, es la opción que se convertirá en el “salvavidas financiero” que tanto deseabas. Bajo esta iniciativa del Estado Español podrás superar con creces una mala situación económica, saldar tus deudas y seguir adelante con tu vida.

La Ley Concursal y la Ley de Segunda Oportunidad, fueron ideadas para tratar de salvar en la medida de las posibilidades el cobro de los acreedores.

De esta forma pueden cumplir a cabalidad una doble función: social y de efectividad del cobro.

En el ámbito legal se puede describir como la oportunidad que se le otorga a una persona física, quien haya tenido un fracaso económico personal y/o empresarial para que tenga la oportunidad de resarcir sus deudas y así finalmente tener la posibilidad de encarrilar su vida y dejar atrás esta mala experiencia.

Requisitos esenciales para optar al derecho de la Ley de la Segunda Oportunidad

Como todo, es necesario tener un perfil en específico para optar al beneficio que brinda la Ley de la Segunda Oportunidad.

Debemos tener en claro, que este recurso no se trata de un mero instrumento como tal para que el deudor pueda librarse de los pagos; sino de un auxilio necesario para quien haya probado ser un buen pagador, pero quien desafortunadamente atraviesa por una terrible racha económica.

Aclarado lo anterior, podemos entrar en materia y avocarnos a señalar una serie de requisitos para que el deudor pueda optar porque el beneficio  sea efectivo:

  • Es esencial que como un deudor insolvente no hayas sido objeto de un concurso culpable y mucho menos que bajo ningún concepto hayas sido condenado por delitos económicos o sociales.
  • No debes haber acudido al beneficio de exoneración de pagos
  • Actuar siempre de buena fe
  • Haber intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores

Ahora que ya tienes un panorama más claro, ya sabes cómo actuar en una situación de esta índole. Lo siguiente que te recomendamos es buscar asesoría legal especializada. Contar con un profesional que pueda llevarnos de la mano por este arduo camino hará que todo sea más llevadero y sortear con inteligencia esta difícil situación. Ahora veamos el lado positivo y hablemos un poco de los beneficios que nos aporta esta legislación:

  • Volver a tener financiación: Haber saldado las deudas, te abrirá las puertas del financiamiento bancario. Vas a poder contratar créditos y emprender de nuevo tu negocio o proyecto familiar.
  • Bienvenidas nuevamente las tarjetas de créditos: Una vez más podrás contar una tarjeta de crédito para realizar cualquier tipo de compras y también para realizar pagos pendientes (domiciliar pagos y servicios).
  • Fuera de la lista de morosos: Cuando finalmente superaste esta racha de deudas y/o pagos atrasados vas a poder solicitar el alta de determinados servicios, salir de la lista de morosos y hasta tener acceso a créditos rápidos.

Como veras todo tiene solución, hasta las deudas. Así que prepárate para emprender un nuevo capítulo en tu vida y darle rienda suelta a tus nuevos proyectos.

Compartir