Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

23 de octubre de 2021

El expresidente de Ecuador Rafael Correa, quien puso fin a una década de inestabilidad institucional en Ecuador y se convirtió en el presidente en permanecer más tiempo en el cargo (2007-2017), deja un país a manos de Lenín Moreno quien ha mostrado un estilo más conciliador y menos mediático, a pesar de que limiten para un mismo partido político, Alianza País (AP).

Existen diferencias marcadas entre Moreno y Correa, en el que este último, un académico que asumió la política desde un punto de vista ideológico, gobernó de manera vertical y que resolvía los problemas unilateralmente, colocó al Estado como motor de la sociedad.

Lenín Moreno que proviene del sector privado y cree en que el motor de una sociedad es la producción, el emprendimiento, y la innovación, vinculadas a la inversión de productores, empresarios, emprendedores, expresa que debe existir una participación del Gobierno Nacional en sectores puntuales.

“Correa solo gobernó con Alianza País, excluyó a grandes sectores de la sociedad, lo que ocasionó un gran malestar, principalmente en la Clase Media. Moreno ha incorporado a sectores marginalizados de la política en su Gobierno, lo que ha abierto grandes esperanzas. Alianza País se ha visto obligado a dialogar, a pesar de que figuras como el mismo Correa hayan tratado de minar la actual gestión”, explicó Mauricio Galido, Asesor de Comercio Exterior de Ecuador.

Una de las característica política que marcan al nuevo presidente de Ecuador “es su postura más inclinada a una socialdemocracia, que vincula al sector público y privado, respeto a las diferencias, voluntad de diálogo, capacidad de negociación, lucha contra la corrupción. En resumen, no dar la espalda a los problemas, identificarlos, asumirlos y enfrentarlos”, agrega el asesor.

Economía en declive

La salida de Correa ha reposicionado la política económica y las finanzas desde el 2014 que están en punto muerto, e incluso en recesión, sin embargo hay indicadores que apuntan a una recuperación, como coinciden muchos analistas económicos, incluso afines al gobierno.

“Debido a la desconfianza y a la excesiva tributación , reformas tributarias y no capacidad de diálogo, muchas personas y empresas sacaron sus capitales y dejaron de invertir, con lo que las tasas de desempleo subieron. En un mundo globalizado no se conversaba, ni se acordaba trabajo con actores económicos nacionales y extranjeros, frenando con ello a la economía nacional”, explica el asesor.

Moreno y su gobierno le apuntan a una apertura de la economía, impulso de la pequeña y mediana industria, al sector exportador, a la construcción, y sobre todo a la innovación y al emprendimiento.

El factor más importante que ha relanzado la economía nacional, que aún está muy golpeada por el excesivo gasto público, sobre endeudamiento, políticas de no diálogo con los sectores productivos, es la mesura y el diálogo que propone el nuevo presidente.

“Ecuador depende en un 30% de sus ingresos totales al petróleo, con tendencia a la baja. La caída de los precios del petróleo nos ha golpeado, pero se han tomado medidas para fortalecer otros sectores productivos”, reseñó Galindo.

Obras paralizadas

Las obras que se ha paralizado son aquellas que no se consideran prioritarias, o que estaban en muy bajo nivel de construcción. Las del área social no se han interrumpido y de hecho existe un plan masivo de vivienda popular que se dará inicio en los próximos meses. Los retrasos de los pagos son desde el gobierno anterior, y desde la administración de Correa ya se comenzó a cancelar algunas cosas. Los sueldos no han sufrido retrasos significativos.

Se han sincerado gastos excesivos como los de la Universidad Yachay Tech, de la Refinería del Pacífico( en estudios), en propaganda, en viáticos de funcionarios, próxima venta de bienes que no reporten mayor utilidad como autos, entre otros.

En general lo que se piensa desde el Estado es reducir el endeudamiento, pagar a quien se debe, y que el empleo y los ingresos se generen desde sectores productivos.

Disputa interna en Alianza País

“El partido político Alianza País (AP), considerado históricamente como fragmentado desde sus inicios, después de que el ala más radical de la izquierda desde el 2009 se alejara, pero que conservo unos nichos de poder, desde los que criticaba las acciones del gobierno de Rafael Correa, han emergido de nuevo luego del triunfo de Lenín Moreno, dispuestos a copar los sitios de poder de los grupos que apoyaban a los hermanos Alvarado, al cada vez más débil vicepresidente, Jorge Glas, entre otros han dejado”, expresa el Asesor de Comercio Exterior de Ecuador, Mauricio Galindo.

Existe una disputa interna y según el asesor, “es evidente que Moreno intentará gobernar con el partido, pero en condiciones en el que él sea su líder y no el expresidente. El liderazgo de Lenín es muy fuerte y su nivel de aceptación con sus políticas de acercamiento a todos los sectores, ha sido muy bien visto por la población”.

La continuidad de la Revolución Ciudadana, el proceso que se llevó adelante en Ecuador gracias en parte al ‘boom’ petrolero. “La estructura de pensamiento no se ha desmontado, pero se la ha alejado del fanatismo y de la confrontación. La continuidad del modelo correísta de administración del Estado es la que ya no existe, es decir solo gobernar con AP, confrontar e imponer. Este es un modelo inclusivo, que gusta más a la sociedad ecuatoriana, desgastada por problemas económicos y sociales ”, dijo Galindo.

COMPÁRTELO

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.

Los comentarios no están habilitados.