Categories: Archivo
hace % días

Las FARC completamente desarmada

Este domingo las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron su primer congreso nacional en presencia de miles de delegados nacionales e internacionales, en el que harán formalmente su transición al mundo de la política, y así presentar el partido que saldrá de sus filas. Para poder llegar a esta fase, que marcará un antes […]

Este domingo las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron su primer congreso nacional en presencia de miles de delegados nacionales e internacionales, en el que harán formalmente su transición al mundo de la política, y así presentar el partido que saldrá de sus filas.

Para poder llegar a esta fase, que marcará un antes y un después en la historia de Colombia, y del grupo que mantuvo en guerra al país por más de 50 años, las FARC tuvieron que despojarse de todas sus armas y bienes, las primeras para hacer la construcción de tres monumentos, y los segundos para retribuir a las ocho millones de víctimas del conflicto armado.

Todo esto planteado en los acuerdos de paz que se discutieron entre el grupo guerrillero y el Gobierno de Juan Manuel Santos durante cuatro años en La Habana, Cuba.

No más armas

El periodista y analista Ariel Ávila en entrevista para el diario El Universal, aclaró que históricamente el proceso de desarme de las FARC es el primero en el que hay más armas entregadas que guerrilleros desmovilizados.

Antes, ese puesto lo ocupaba Afganistán, cuando en uno de los procesos de desmovilización de sus guerrillas estás entregaron 0.75 armas por cada guerrillero desmovilizado, en el caso de Colombia entre 2003 y 2006 durante la desmovilización de los Paramilitares en el gobierno de Álvaro Uribe se entregaron 0.6 armas por cada paramilitar desmovilizado, es decir, que casi la mitad de ellos no entregaron sus armas.

Las FARC en este “proceso histórico” descrito así por las Naciones Unidas, entregaron 1.2 armas por cada guerrillero desmovilizado, lo que en cifras es hasta el momento 8.200 armas, incluidas las de uso personal de los 7.000 exguerrilleros -ahora en tránsito a la vida civil- que varían entre fusiles de asalto M16 y AK47, y lo que guardaban en más de 900 caletas -de las que 600 ya han sido destruidas- como morteros industriales, explosivos y armamento pesado de guerra. En esta última categoría se ubican los Browning .50, que son ametralladoras antiaéreas que difícilmente poseen las fuerzas militares de América Latina .

Para desmantelar las 300 caletas que restan la Misión Especial de la ONU tendrá hasta el 1 de septiembre, de no lograrlo el proceso pasará a manos de las fuerzas públicas.

por El Periódico Venezolano
Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.