Somos un medio digital que busca resaltar lo positivo e importante de Venezuela, así como también informar a nuestros lectores sobre temas generales de gran interés.

16 de octubre de 2021

La buena reputación de la que históricamente ha gozado la industria alemana a escala global se ha visto empañada en los últimos años por diversos escándalos.

Las sospechas de haber formado un cártel arrinconan en la actualidad a las principales automotrices germanas, cuando aún no habían conseguido recuperarse de la mala imagen que supuso la salida a la luz en 2015 del caso de manipulación de más de 11 millones de vehículos por parte de Volkswagen.

A continuación, un repaso de algunos de los escándalos que han salpicado a algunas de las grandes empresas alemanas:

CÁRTEL EMPRESARIAL DE AUTOMOTRICES

El escándalo más reciente, todavía sin confirmar, que reveló hace una semana el semanario Der Spiegel. Según la publicación, que cita una autodenuncia remitida por Volkswagen a las autoridades de la competencia alemanas, ésta empresa, al igual que las automotrices Audi, Daimler (fabricante de Mercedes) y Porsche, formaron desde los años 90 un cártel empresarial para llegar a acuerdos sobre desarrollos tecnológicos, costes y proveedores en reuniones secretas.

Según Der Spiegel, en dicho documento también figura la compañía electrónica alemana Bosch, como posible colaborador en el entramado. Por el momento, los gigantes del automotor de Alemania guardan silencio. BMW indicó que no todo intercambio de información entre compañías es inadmisible. Bosch, por su parte, dijo que no le constan detalles sobre el procedimiento en cuestión.

  • VOLKSWAGEN: Tras verse presionada por las autoridades estadounidenses, el grupo automovilístico Volkswagen, el mayor del país, admitió en septiembre de 2015 haber manipulado 11 millones de vehículos a escala global mediante la instalación de un software que indicaba valores de emisiones de gases inferiores a los reales.
  • DAIMLER: En 2010, la automotriz Daimler, cuya marca más reconocida es Mercedes Benz, se declaró culpable de corrupción en Estados Unidos, país que le acusaba de corromper a gobiernos de al menos 22 países con el objetivo de adjudicarse contratos. La empresa pagó una sanción de 185 millones de dólares (158 millones de euros) para cerrar este caso por sobornos.
  • SIEMENS: El gigante industrial alemán, presente en cerca de 200 países, se vio afectado por un gran escándalo de corrupción que incluía el pago de sobornos para obtener contratos de obra pública en todo el mundo. Siemens fue condenada por la justicia estadounidense y también admitió haber pagado sobornos millonarios a funcionarios argentinos. El caso se destapó en 2006.
  • HENKEL: En 2011, las autoridades de la defensa de la competencia de Francia estimaron que la fabricante del conocido detergente Persil había llegado a acuerdos con compañías de la competencia, motivo por el que condenaron a esta empresa, de origen familiar, al pago de una multa de 92 millones de euros (107 millones de dólares).
  • DEUTSCHE BANK: El Deutsche Bank, el mayor grupo bancario de Alemania, ha tenido que pagar multas por valor de más de 19.000 millones de euros (22.300 millones de dólares), entre otros casos por la manipulación de tasas de interés (Libor), acuerdos hipotecarios dudosos, demandas civiles o por maniobras de lavado de dinero.
COMPÁRTELO

Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.

Los comentarios no están habilitados.