Categories: Archivo
hace % días

Hasta tres horas en cola se espera por un Metrobús

De 15 minutos a tres horas en cola. Aparte del tiempo que deben esperar para abordar un Metrobús, los usuarios agregan otras complicaciones al utilizar este servicio de transporte, tales ser víctimas de la delincuencia en las paradas. María Estela Mangia, urbanista e investigadora, asegura que existe un vacío en planificación y destaca como causas […]

De 15 minutos a tres horas en cola. Aparte del tiempo que deben esperar para abordar un Metrobús, los usuarios agregan otras complicaciones al utilizar este servicio de transporte, tales ser víctimas de la delincuencia en las paradas.

María Estela Mangia, urbanista e investigadora, asegura que existe un vacío en planificación y destaca como causas del deterioro del servicio la falta de personal para manejar las unidades y el aumento en el número de viajeros.

En la Plaza Bolivia, ubicada en una de las salidas de la estación Plaza Venezuela, “la cola es permanente”, dice Antonia Ramírez, quien vive en Las Palmas y utiliza a diario el Metrobús. “Aquí se toman dos rutas que van hacia La Florida. Hace cuatro o cinco años, yo llegaba y tenía que esperar sentada a que el bus se llenara; ahora paso hora y media esperando a que llegue una unidad, por lo menos hay unos banquitos y la gente mayor se puede sentar”, relató.

Los operadores consultados del Sistema Metro de Caracas aseguran que en cualquiera de las 34 rutas de Metrobús no hay que esperar más de 15 minutos para abordar una unidad. Sin embargo, en un recorrido hecho por diferentes paradas de la ciudad, Efecto Cocuyo constató que los usuarios pueden llegar a esperar hasta tres horas en cola para utilizar el servicio, en el que se ha disminuido el número de unidades y, en contraste, se nota que ha aumentado el de usuarios.

Falta de personal empeora el servicio

La urbanista con conocimiento en desarrollo de políticas públicas y profesora e investigadora de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), María Estela Mangia, ha mantenido conversaciones con diferentes consejos comunales de Caracas y afirmó que muchos usuarios organizados han enviado comunicados a la gerencia de la Compañía Metro de Caracas por el deterioro en el servicio de Metrobús.

La respuesta por parte de la empresa ha sido que “no tienen suficientes conductores para la cantidad de unidades que poseen. De hecho, si uno va a la estación La Paz se ve un enorme estacionamiento, lleno de autobuses nuevos, estacionados. La falta de personal empeora las condiciones del servicio”, detalló Mangia.

La profesora universitaria subrayó que una de las zonas más críticas es Montalbán, donde los usuarios recibieron una respuesta de la gerencia del Metro en la que se indicaba que solo contaban con “tres conductores para prestar el servicio en toda la zona. Eso hace que el tiempo de espera pase de 15 minutos a casi hora y media; un problema que se extiende en toda la ciudad”.

El Metrobús que sale desde Ciudad Universitaria y recorre todo Santa Mónica tarda un poco menos que el de La Florida; sin embargo, la delincuencia en la zona también es una traba. “En Las Tres Gracias más de una vez ha llegado algún motorizado, ha quitado los teléfonos de los que los están usando y sigue”, contó Sara Pacheco, quien reside en el área y enseña en la Universidad Central de Venezuela.

Personas con discapacidad esperan aún más

Winder Moreno, de 32 años de edad, recorre la ciudad en silla de ruedas. Vive en Puente Carrera en Yare, en los Valles del Tuy, y explica que como no tiene carro, ni dinero para los taxis, debe movilizarse constantemente en transporte público.

“Los taxistas quieren cobrar seis mil bolívares para cualquier parte y después le suben al precio solo por ayudarlo a uno a echar el asiento hacia atrás para subir la silla”, contó Moreno, quien solo puede utilizar el Metrobús o taxis para movilizarse porque no puede subir con su silla a un autobús común.

“Hay una mala administración y a veces no nos respetan. No todos los operadores prestan atención, depende de cómo amanezcan”, añadió mientras esperaba en la parada de la Plaza Francia en Altamira. En el transcurso de una hora y media, al lugar llegaron dos unidades que no pudo abordar porque no contaban con rampa en la puerta posterior para subir sillas de ruedas. Dijo estar acostumbrado a esperar hasta tres horas para utilizar el servicio.

En la larga espera…

En Puente Carrera “el primer Metrobús debería estar en la parada a las 5:45 am, pero siempre llega tarde porque la gente está protestando en la vía o porque se presentan fallas o porque simplemente no hay autobuses o conductores. Uno espera dos o tres horas”, dijo Moreno y agregó que “a veces en la del (hospital) Pérez Carreño, cuando voy al médico, también tarda comos dos horas; en esa ruta que sale desde La Paz debe haber un solo Metrobús trabajando”.

Usuarios de la ruta de San Bernardino, que sale desde Bellas Artes, también dijeron que el trayecto se cubre solo con una unidad y que la cola en la parada de origen puede llegar a 100 personas mientras el Metrobús da la vuelta completa. La complicación de que sea una sola unidad la que cubra una ruta se repite en La Paz, Sebucán, Casalta, Lídice y La Yaguara.

A dos cuadras de la estación del Metro La California vive Marlet Alcalá, específicamente en la avenida Sanz del municipio Sucre. No duda en afirmar que el servicio “es un desastre”. El Metrobús “nunca llega a tiempo, y puedes pasar más de una hora esperando. A veces, a unos les cobran el pasaje y otros no; la cola se une con otra para agarrar las camionetas que van a Petare y otras partes”, refiere.

Los usuarios de la ruta de Palo Verde-Lomas del Ávila también viven la pesadilla de contar en la tarde con una sola unidad, lo que los obliga a largas esperas y, además, expuestos a la inseguridad que campea en la zona.

Falta de planificación

María Estela Mangia, aparte de ser profesora e investigadora de la UCAB, es autora del estudio Las representaciones sociales y la accidentabilidad en Venezuela que forma parte del IV Informe sobre la situación de Seguridad Vial presentado por el Observatorio de Seguridad Vial en febrero de 2017.

De acuerdo con el análisis que realizó Mangia, la situación del Metrobús “se agrava con la construcción de los edificios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que han densificado mucho la ciudad, porque se han incrementado los usuarios que no tienen un vehículo particular y que utilizan el transporte público. Esto ha hecho que todos los servicios, como los de salud o los supermercados tengan que atender a más personas”, explicó.

La urbanista también destacó como un punto importante que contribuye al incremento de usuarios radica en el costo del Metrobús, que son apenas Bs. 4 por viaje y es un monto mucho menor en comparación con el transporte superficial privado, en el que el pasaje mínimo son Bs. 100.

El presidente de la Federación Nacional de Transporte de Venezuela, Erick Zuleta, concuerda con que el costo del pasaje influye en el aumento de pasajeros en el sistema Metro.

Sin embargo, Zuleta expresó a Efecto Cocuyo que “más del 60% de las unidades que prestan servicio al público en Venezuela están en mal estado y que casi la totalidad de las unidades están obsoletas y sin posibilidad de repararse por la falta de repuestos”, lo que no deja otra alternativa más que la revisión de políticas públicas en el sector.

“Lo que se ha hecho es construir más vías improvisadamente, pero esa no es la solución. La tendencia alrededor del mundo es más bien incentivar otras opciones como la circulación peatonal o en bicicleta y mejorar el transporte masivo”, explica Mangia y concluyó que “si no tenemos planificación en materia de transporte, menos tenemos en materia de planificación urbana general. Estamos huérfanos en ese aspecto y lo que tenemos es el caos general que sufrimos día a día como ciudadanos”.

por El Periódico Venezolano
Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.