Categorías: Famosos
26 mayo 2020 3:49 PM

Meghan Markle destapó la olla y puso a temblar a la realeza ¡Sin censura lo contó todo!

La polémica que gira en torno al príncipe Harry y su esposa Meghan Markle en el Reino Unido sigue dando tela qué cortar. La exduqesa de Sussex le contó a una amiga toda verdad de su vivencia en el Palacio junto a la familia real. ¡Entérese!

Después de varios meses de renunciar a la realeza británica, Meghan Markle esposa del príncipe Harry relató su vida en el Palacio de Kensington.

De acuerdo a la información publicada por la revista Sunday Times, los amigos de la pareja real ya conocían su deseo de mudarse a la tierra natal de Meghan Markle, de 38 años. «El gran plan, por lo menos para Meghan, siempre fue Los Ángeles”, le contó una amiga de la duquesa de Sussex a Katie Nicholl, la periodista experta en la realeza británica.

La vida de Meghan Markle en Kensington

En su relato la madre de Archie manifestó que temía que los empleados del palacio dañaran su reputación debido a su estilo. Fueron muchos los trabajadores que filtraron a la prensa local que tenía un conducta «dictatorial» y que ese comportamiento generó tensión entre Meghan y Kate Middleton, la duquesa de Cambridge. Una vez que se mudaron a Frogmore Cottage, en los terrenos del Castillo de Windsor, la duquesa de Sussex «se aisló».

La amiga de la exactriz afirmó que «se sintió como una extraña desde el principio. Esta no era la vida a la que estaba acostumbrada y quería salirse». También comenzó a sentirse aislada y extrañaba a su madre y amigos en Los Ángeles.

La independencia financiera también fue una fuerza impulsora detrás de las decisión de Harry y de su esposa de abandonar la realeza y huir del Reino Unido hacia la soleada California.

«Una de las cosas que le causó mucho problema a Meghan Markle fue no obtener ingresos. Siempre ha trabajado y creo que se sintió insatisfecha por eso. Tener libertad financiera era una razón para que ambos quisieran irse”, agregó la fuente.

Vale la pena recordar que a finales de marzo la pareja se mudó a Los Ángeles, en medio de la pandemia por el contagio del Coronavirus. Después de vivir por varios meses en Canadá lugar donde anunciaron la decisión de no pertenecer a la realeza británica.

Cuando anunciaron su salida, el matrimonio se comprometió a devolver hasta la última libra al pueblo británico. A la pareja real le llevaría años devolver los casi USD 3 millones que costaron las obras de remodelación de Frogmore Cottage, su residencia situada en los terrenos del Castillo de Windsor. Un casa que les prestó Isabel II y en la cual solo vivieron apenas unos meses tras el nacimiento de su primogénito, Archie.

por El Periódico Venezolano
Nos esforzamos por crear contenidos informativos de calidad. Si deseas citar o reproducir total o parcialmente este contenido te pedimos que añadas un enlace de atribución en tu sitio web.