Y esta historia maluca, ¿por dónde se mete? ; Por Claudio Nazoa

A- A A+
junio 06
/ 2016

“La Carta Democrática la puede poner como un tubito bien fino y darle mejor uso. Señor Almagro, métase su Carta Democrática por donde le quepa”.

Fidel Castro, su jefe, malo, culto e inteligente, jamás habría dicho algo así. Nada justifica semejante vulgaridad, menos aun si proviene de un mandatario. Esto solo puede decirlo un malaconducta, que merece que le apliquen desde un referéndum revocatorio, hasta una Carta Democrática.

En Venezuela, todos los días pasa algo, pero al final, nunca ocurre nada.

Añoro cuando las cosas andaban mal, pero tenían lógica. Mi familia era pobre, y claro que había gente más pobre que nosotros. Pero la pobreza que generan los países comunistas, no existía. No solo es no tener dinero para comprar, sino también tener la certeza de que, por más esfuerzos que hagas, jamás podrás adquirir nada, porque nada hay, y si hay, no es para ti. A quien se oponga a esta locura, lo llaman apátrida. Apátrida es quien deja morir a los niños en los hospitales y siembra el odio y la destrucción.

Los comunistas transforman a sus pueblos no en pobres, sino en seres paupérrimos incapaces de producir. Los obligan a depender de una execrable limosna que puede ser una humillante bolsa de comida o una tarjeta de racionamiento. En Cuba, por ejemplo, existe un tipo de prostitución para conseguir comida y ropa. Prostituyen cuerpo y alma. En Venezuela se trata de salvar nuestro país, y de que nuestras mujeres hagan el amor por amor, y no por hambre o por un desodorante.

Hemos tenido libertadores, intelectuales, políticos y artistas. Unos mejores que otros. Ellos, con sus errores y sus aciertos, nos dieron una patria vivible. Podemos estar o no de acuerdo con su actuación histórica, pero hay que reconocer que Bolívar, Sucre, Páez, Urdaneta, Andrés Bello, Miranda, Simón Rodríguez, José María Vargas, Teresa de la Parra, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Jóvito Villalba, Luis Herrera Campins, Raúl Leoni, Luis Beltrán Prieto, José Ignacio Cabrujas, Carlos Andrés Pérez, Arturo Uslar Pietri, Renny Ottolina, Leoncio Martínez, Pedro León Zapata, Rómulo Gallegos, Aquiles Nazoa, Teresa Carreño, Andrés Eloy Blanco, Gustavo Machado, Jacinto Convit, Miguel Otero Silva, Oscar Yanes, Graterolacho, Antonio Estévez, Aldemaro Romero, Simón Díaz, Alicia Pietri de Caldera, Menca de Leoni y otros tantos, fueron soñadores que lucharon por un país próspero y libre.

No nos acostumbremos a lo malo. Lo bueno existe, y está cerca.