Vuelve la polémica por correos filtrados de Clinton, vea lo que ahora ordenó un juez

A- A A+
mayo 05
/ 2016

Un juez federal de Estados Unidos ordenó este miércoles que se interrogue bajo juramento a varios antiguos ayudantes de la ahora precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton para explicar el uso que esta hizo de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

En una orden judicial, el juez del Distrito de Columbia Emmet G. Sullivan determinó que durante los próximos dos meses seis funcionarios y exfuncionarios del Departamento de Estado deben de ser interrogados bajo juramento sobre el uso que hizo la ex primera dama de su cuenta de correo electrónico privada.

“Con base en la información conocida durante la instrucción, el testimonio de Clinton podría ser necesario”.

De esta forma, la propia Clinton podría ser obligada a testificar bajo juramento en una corte del Distrito de Columbia, aunque todavía el juez no ha accedido a esta petición de la organización conservadora Judicial Watch, con sede en Washington y conocida por su beligerancia contra los demócratas.

“Si los demandantes creen que el testimonio de la señora Clinton es necesario, se pedirá permiso a la corte en el momento adecuado”.

Entre las personas que tendrán que testificar destacan algunos de los asesores más cercanos de Clinton durante su tiempo como secretaria de Estado, como su ex jefa de personal Cheryl Mills; el ex subsecretario de Administración Patrick Kennedy, y el exempleado de tecnología de la información Bryan Pagliano.

También tendrá que comparecer Huma Abedin, que ha acompañado a Clinton en los distintos cargos que ella ha ocupado durante los últimos 15 años y que ahora es su vicepresidenta de campaña.

Los interrogatorios a los asesores de Clinton se producirán en las semanas anteriores a la convención demócrata que se celebrará en julio en Filadelfia (Pensilvania) y en la que se designará al candidato del partido para las elecciones presidenciales de noviembre.

Durante el largo proceso de primarias, la ex primera dama ha tratado de liberarse de la controversia de los correos.

De hecho, la propia Clinton reconoció que habría sido “más inteligente” usar una cuenta oficial y entregó 55.000 páginas de correos electrónicos al Departamento de Estado para su publicación, pero el caso generó interrogantes sobre si trató indebidamente información clasificada del Gobierno al usar su cuenta personal.

La publicación mensual de cientos de páginas de correos electrónicos por parte del Departamento de Estado ha impedido a Clinton librarse de la controversia, aunque su rival en la carrera demócrata, Bernie Sanders, se ha negado a atacarla por este tema.

La polémica sobre los correos electrónicos se desató a principios de 2015, cuando Clinton se preparaba para lanzar su carrera presidencial y los medios revelaron que había utilizado su cuenta de correo electrónico privada para asuntos de interés nacional mientras encabezaba la diplomacia estadounidense.

VF