¿Volverán los fantasmas? Por Nitu Pérez Osuna

A- A A+
febrero 11
/ 2016

El Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica fue creado por el difunto en el 2009, para solucionar la crisis eléctrica, que según el régimen, fue ocasionada por un niño que jugaba con roedores y reptiles que se alimentaban a punta de cables. Dicho ministerio tiene como funciones la formulación, seguimiento, evaluación regulación, planificación y fiscalización de las actividades en materia de energía eléctrica, atómica y alternativas.

Amigo lector, usted y yo sabemos que ese organismo jamás ha cumplido esas funciones porque Venezuela vive de apagón en apagón. Los titulares del organismo Angel Rodríguez, Alí Rodríguez, Héctor Navarro, Jesse Chacón y el actual general eléctrico Luis Alfredo Mota Domínguez para lo único que han servido es para manejar con opacidad y en la más absoluta oscuridad, los cuantiosos recursos presupuestarios asignados para superar la crisis, pero que se embolsillaron funcionarios, gestores, intermediarios y los muy conocidos “bolichicos”.

Pareciera que el régimen y sus colaboradores buscan una explosión social. El pueblo pierde la paciencia. Carente de comida y medicinas, repleto de malandros que le atacan y asesinan, sin agua ni luz y ahora con nuevos desempleados gracias al perverso racionamiento decretado por el General Mota Domínguez, el estallido, como única alternativa, podría ser atómico. El cinismo es tal, que el general eléctrico tiene el tupe de negar su propio decreto afirmando que “aquí no hay racionamiento, lo que se está exigiendo es el cumplimiento de la autogeneración”, es decir, que los comerciantes para poder trabajar adquieran plantas eléctricas.

La energía eléctrica es una actividad reservada al Estado, es un servicio público, por lo tanto, señor general, es usted y su gobierno quienes están en la obligación de proveerlo, no los dueños de los centros comerciales o los propietarios de los negocios. Además, de acuerdo a la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico, la autogeneración no es obligatoria. Una cosa más ministro, las plantas eléctricas se utilizan en casos excepcionales, pero usted ha convertido lo excepcional en normal.

Por otra parte, ¿hasta cuándo nos calamos comerciantes, usuarios, dueños de centros comerciales, empleados, obreros, profesionales y amas de casa las imposiciones arbitrarias y abusivas de un régimen que ha hundido al país en la miseria? ¿Hasta cuándo soportamos un régimen dirigido por incapaces? ¿Será esta la gota que derramará el vaso? Será el momento de gritar al unísono ¡Maduro vete ya! ¿Qué más vamos a esperar?

Las tinieblas que envuelven desde hace 17 años al país, reviven fantasmas que creíamos olvidados. No vaya a ser que un día de estos…amanezcamos de golpe.

[email protected]
@NituPerez