Volcán mantiene en alerta a Ecuador

A- A A+
febrero 28
/ 2016

El volcán Tungurahua expulsó por segundo día consecutivo una columna de gas y ceniza que este sábado alcanzó los tres km sobre el nivel del cráter, afectando cultivos del centro andino de Ecuador, informaron las autoridades.

“La actividad en el volcán es moderada, en las últimas horas se caracteriza por explosiones pequeñas, y por una emisión continua de gas y ceniza cuya altura máxima alcanzada es 3 km”, reportó el Instituto Geofísico (IG) en un boletín.

La secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) elevó el viernes el nivel de alerta de amarilla a naranja en las zonas aledañas al volcán, que en la noche arrojó piedras incandescentes.

En Cahuají, poblado de la provincia de Chimborazo (sur), la ceniza cubría techos de viviendas, jardines y cultivos, constató un fotógrafo de la AFP.

“De la agricultura hemos perdido bastante. Estamos bastante decaídos con la seca (sequía) y luego el volcán botó la ceniza y se remató todo”, dijo a la AFP Susana Villarroel, una habitante de Cahuají de 57 años.

Los técnicos que vigilan el volcán también reportaron caída de ceniza en el poblado de El Manzano y bramidos del coloso.

“Ayer se registraron flujos piroclásticos, ventajosamente estos no descendieron sino hasta la parte media del volcán sin afectar zonas pobladas, ni tampoco zonas cultivadas”, declaró el sábado a la prensa Mario Ruiz, director del IG.

El volcán Tungurahua, ubicado a 130 km al sur de Quito en la provincia del mismo nombre, registra desde 1999 un proceso discontinuo de erupción.

“El volcán está manifestando su actividad con explosiones, con emisiones de ceniza pero con un comportamiento variable (…) La tendencia general es que este pulso de actividad vaya disminuyendo con el tiempo”, agregó Ruiz.

“Vamos a quedar sin nada”
Luisa Carrasco, una mujer de 78 años, evita salir de su vivienda en Cahuají por temor a enfermar por la ceniza. Desde una habitación comenta a la AFP el temor que siente de perder sus plantaciones.

“Otra vez vamos a quedar sin nada. Todo cubierto de ceniza. Cuando cae la ceniza se chamusca (quema) el pelito del choclo (maíz) y ahí ya no hay esperanza”, dijo Carrasco.

Esta mujer se enteró que el Tungurahua había despertado nuevamente cuando de repente el cielo se oscureció al medio día.

“Ayer (viernes) a las 12H30 del día cayó ceniza terriblemente. Era como estar a las siete de la noche”, recordó la mujer.

Villarroel acudió este sábado a la plaza central de Cahuají cuando escuchó repicar las campanas de la iglesia. Ahí se reunieron las autoridades para entregar mascarillas a los habitantes.

La mujer contó que el viernes debió permanecer unas tres horas dentro de su casa debido a la gran cantidad de ceniza.

“A la tarde entre eso de las tres ya medio que aclaró (se despejó la ceniza) y nos fuimos a cuidar los animalitos, teníamos que escobillar (barrer) el potrero”, comentó.

De su lado, el secretario de Gestión de Riesgos, Luis Jaramillo, dijo a la prensa que los pobladores de zonas aledañas al volcán que se han movilizado “van siempre a lugares muy seguros” y que “la parte que tenemos afectada son los cultivos. Cayó ceniza y eso afecta”.

Pablo Morillo, coordinador zonal de la SGR, explicó a la AFP que están “haciendo la distribución de mascarillas que sirven para proteger las vías respiratorias y además informar sobre las acciones que se están desarrollando”.

El Tungurahua de 5.020 metros de altura, cuyo nombre significa ‘Garganta de fuego’, es uno de los ocho volcanes activos en Ecuador.

PN