Saltar al contenido

Venezuela y Panamá inician desconexión aérea

25 abril, 2018
El vuelo

Venezuela y Panamá se quedarán sin conexión aérea a partir de la medianoche de este martes, cuando se haga efectiva la suspensión de las aerolíneas venezolanas radicadas en el país centroamericano y pese a la disposición que han mostrado ambos gobiernos de tratar de solucionar la reciente crisis bilateral.

El último vuelo regular en conectar ambos países fue el QL1983 de la aerolínea venezolana Laser, que partió este martes a las 2:45 hora local del Aeropuerto Internacional de Tocumen, el más grande de Panamá, con destino a Maracaibo, en el noroeste de Venezuela.

La aerolínea panameña Copa Airlines ya dejó de volar al país andino el pasado 6 de abril y a partir de las 12:00 hora local de este miércoles (05.GMT) le toca el turno a las compañías venezolanas que operan en Panamá, entre las que se encuentran Laser, Avior, Turpial y Santa Bárbara Airlines.

Alfredo Fonseca Mora, director general de la Autoridad de Aeronáutica Civil de Panamá, indicó que “la República de Panamá dio 15 días para no perjudicar a los pasajeros que usan la ruta entre ambos países y así pudieran planificar su retorno al país donde se originó el viaje”.

La desconexión aérea entre Panamá y Venezuela, que en principio durará 90 días, que pueden ser prorrogados, es una de las principales consecuencias del conflicto que ambos países mantienen desde hace un mes y que incluye el retiro de sus respectivos embajadores, reseñó la agencia de noticias EFE.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, reiteró el lunes que la suspensión del tráfico aéreo entre ambos países no solo afecta a los venezolanos que viven en Panamá, sino también a la comunidad venezolana residente en otros países porque Panamá es una importante terminal de conexiones en la región.

Tanto Varela como su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, se han mostrado en los últimos días dispuestos a solucionar la crisis, que se remonta al 28 de marzo cuando Panamá pidió a los bancos del país intensificar la supervisión financiera sobre 55 venezolanos políticamente expuestos, entre ellos el propio Maduro, por ser considerados de “alto riesgo” en materia de blanqueo de capitales.

Maduro dijo este martes en una rueda de prensa que está a la espera de la llamada de Varela y que “Venezuela actúa con reciprocidad ante unas medidas ilegales y de agresión contra nuestro país”.

Varela reiteró que la lista publicada en marzo por su país no implica sanciones, mientras que la Cancillería sostuvo que nunca entendió la reacción “desproporcionada” de Caracas.