Vea las polémicas declaraciones de Servando Primera sobre la revolución

A- A A+
enero 01
/ 2016

Hoy Alí Primera es el homenajeado. Se cumplen 74 años de su nacimiento y su nombre se repite en varias actividades conmemorativas, como las del grupo de costureras que elaboran un muñeco gigante del compositor.

Comenzaron ayer en la plaza Bolívar de Caracas y hoy prevén dar los retoques. Hace pocos días inauguraron una escuela en su honor y para hoy están programadas diversas actividades en distintos lugares del país, en su mayoría, organizadas por el Gobierno. Y es que bien sea el fallecido presidente Hugo Chávez o su sucesor, Nicolás Maduro, no son pocas las veces que han buscado asidero a sus acciones en las letras de Alí, como le dicen aquellos que sienten la confianza suficiente por ese vínculo que otorga la música.

Si bien la obra del cantautor nacido en Falcón el 31 de octubre de 1941 pertenece al cancionero popular desde los años setenta, con especial subrayado en los 15 años más recientes, una parte de la generación nacida en los ochenta y noventa escuchó por primera vez sobre el cantante gracias a uno de los fenómenos masivos de la industria musical de hace poco más de una década: Servando y Florentino, dos de los cuatros hijos del llamado Cantor del Pueblo. Famosos primeros por el grupo Salserín, luego por su carrera como dúo, siempre han tenido presente al padre en su discurso y obra.

Para este aniversario, Servando Primera acepta ser entrevistado para El Estímulo. No es fácil que atienda una llamada o responda un mensaje. Suele ser esquivo, pero esta vez accedió, pero por escrito, por Whatsapp.

Hoy se cumple otro aniversario del nacimiento de Alí Primera. ¿Por qué es importante recordarlo?

La muerte no existe, existe el olvido, por eso recordar a Ali es darle oxígeno a sus pensamientos para que siga respirando su idea, y que nuestras acciones sean su pulmón.

¿Cuál considera es el legado más importante de su padre?

Su conciencia, reconocer nuestras identidad como venezolanos pero sin dejar de ser sensibles con las realidades de otros países. La humanidad no sabe de pasaportes.

¿Actualmente se respira la idea de Alí Primera?

Muchos aún la respiran, pero más importante es que muchos la transpiran. No hacemos nada con la idea, si no la sudamos accionando para que sea una realidad.

¿Y cómo la acciona Servando?

Siendo justo en cada cosa que hago, o dejo de hacer. Trato de que sea espontánea mi sensibilidad, que no sea un deber, sino un querer. Muchos me preguntan si me pesa la responsabilidad de continuar su legado, y yo digo que no, porque el amor no pesa. Pesan  el odio, el rencor, el amor, así como la conciencia. Cuando son limpios no pesan.

¿Fue “Alíviame” la primera canción que le cantaron a su padre?

De manera masiva podría ser, pero a los 11 años escribí una canción junto a mis hermanos Sandino y Florentino, que hablaba sobre las injusticias del mundo. En un verso nombramos a Alí.

¿Cómo se llama? ¿Dónde la cantaron?

La verdad no la recuerdo bien. La tocábamos en casi todas las salas de los vecinos del edificio donde crecimos, así como en reuniones familiares.  Sandino en el Cuatro, Florentino con balde de agua vacío (como si fuera un tambor), y yo en un piano pequeño medio roto.

¿No se acuerda de ninguna línea?

He sido un poco irresponsable con mis canciones. He escrito más 200 ya y apenas ahora estoy comenzando a organizarlas. Básicamente lo que hacíamos en la canción era formar peo al sistema de esa época.

¿Y qué cuestionaba alguien de 11 años del sistema de la época?

Mucho antes de hecho, a los 6 años ya comenzaba a entender cómo funcionaba el capitalismo. Al pedirle un juguete a mi mama (un He-Man) y ella no podía comprarlo porque eran muy costosos y su sueldo de maestra en un colegio público no le alcanzaba, entonces comenzaron las preguntas en mi cabeza.  ¿Quién hace los juguetes? ¿Por qué no todos los niños pueden tener juguetes si son para hacer felices a los niños? Ahí supe que a Mattel solo le importaba enriquecerse y no le interesaban nuestras sonrisas. Entendí que el sueldo de un maestro no era suficiente, ni para alimentar sus hijos de manera digna y mucho menos para comprarle juguetes.

¿También escribió “Alíviame”?

No, Ricardo Montaner.

¿Y eso?

El primer disco como dueto con mi hermano lo grabamos en un sello disquero que le pertenecía a Montaner. Fue como un regalo que nos dio de bienvenida.

El Estado está organizando algunos actos conmemorativos por el aniversario del nacimiento de Alí Primera ¿Piensa asistir a alguno?

Voy con mis hijos al barrio donde creció mi papá en Paraguaná. El mejor acto al que puedo asistir es jugar con ellos en el mismo patio donde Alí jugó, cantar con mis primos bajo la misma mata de cují que le dio sombra a sus canciones, y despeinarnos con la misma brisa que enredaba su afro.

¿Considera que la obra de Alí ha sido destacada por un solo sector de la población con un mismo pensamiento político?

Para nada. Donde hay luz, hay sombra. Donde hay sombra, hay injusticia. Es decir, Alí está en todos lados levantando su voz, acompañando al pueblo, no a los partidos. Considero que en Venezuela son pocos los que andan jodiendo, lo que pasa es que joden mucho.

¿Y cómo joden?

Dicen que la silla del cínico es la más cómoda. Joden hablando en tercera persona. Dicen que “el país no sirve”,  “aquellos no hacen”, “la culpa es de los demás”. Creo que el cambio va a llegar cuando aceptemos nuestros propios errores como sociedad y empecemos hablar en primera persona.

¿Sobre qué cantaría Alí Primera en el 2015?

Es difícil saberlo. En el 2015 tal vez cantaría sobre lo que pueda pasar en el 2040. Sus canciones de hace 40 años siguen vigentes en realidades compartidas de América Latina.

Una parte de la población considera que es necesario un cambio en la conducción de la nación. ¿Piensa que se necesita? ¿Cómo ve el país Servando Primera?

Creo que antes de cambiar a quienes gobiernan, primero debemos cambiar la forma en que los vemos. No son Dioses, ni reyes, sus deberes son servir al pueblo, no lo contrario. Debemos entender y aceptar primero lo valiosos que somos juntos, a pesar de que sea imposible que todos pensemos igual. Si es posible que para todos haya igualdad, luego de eso seguro vendrán los cambios.

¿Ser revolucionario?

Revolucionario para algunos es una etiqueta política y partidista, para mí no. Pienso que es aquel que busca cambiar su entorno de manera radical cuando lo considera injusto, como Cristo, Buda, Malcolm X, Einstein, Alí, muchos barrenderos, maestros. Definitivamente, ideológicamente y genéticamente, nací y de la misma forma me iré de este mundo, siendo un Revolucionario.

EE