Una Ventana a la Libertad exige la renuncia de la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela

A- A A+
enero 26
/ 2016

Presos de una cárcel de la isla venezolana de Margarita dispararon ráfagas de fusiles y pistolas automáticas en “homenaje póstumo” a un exconvicto que fue llevado a la prisión para ser velado tras ser asesinado, según un video y denuncias este martes de una ONG.

“El homenaje fue ayer. Al cadáver del “Conejo” lo llevaron a la cárcel y estuvo allí tres horas. Es cuando ocurren los disparos”, dijo a la AFP Carlos Nieto, portavoz de la ONG Una Ventana a la Libertad, que monitorea la situación de las prisiones venezolanas.

Con el rostro descubierto y desde un techo, al menos cuatro reclusos armados con fusiles y cuatro más con pistolas descargaron el lunes proyectiles al aire en memoria de Teófilo Rodríguez, alias “Conejo”, a quien se consideró por años el “pran” (jefe) de la cárcel, según imágenes difundidas en redes sociales y la versión de la ONG.

A raíz de este hecho, la mayoría opositora en el Parlamento anunció el martes que incluirá en su agenda de esta semana el “problema carcelario”, anunció el jefe del bloque, Julio Borges.

Rodríguez fue asesinado a tiros en la puerta de un bar de Margarita en la madruga del domingo, y el lunes su cuerpo fue trasladado a la prisión donde estuvo preso cerca de una década por tráfico de drogas y de la que salió hace un año, indicó Nieto.

El cuerpo al parecer fue ingresado en el reclusorio por familiares y amigos del “Conejo”, con la complicidad de las autoridades del centro penitenciario, según la ONG.

Los videos también muestran a unos 15 miembros de la militarizada Guardia Nacional apostados frente a la cárcel y que reaccionan inicialmente con sorpresa y luego permanecen pasivos ante el estruendo de las balas. “Todo esto ocurrió ante los ojos de las autoridades”, afirmó Palma, quien sostuvo que es un ejemplo del “desastre” en que se encuentran las cárceles venezolanas, que según él están en su mayoría bajo control de la criminalidad.

La ONG pidió en un comunicado la renuncia de la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, quien no reaccionó aún a la denuncia.

Aunque el gobierno reivindica la vigencia de un “nuevo régimen penitenciario” que respeta la dignidad de los presos, Nieto asegura que las cárceles venezolanas albergan a unos 55.000 presos, cuando solo tienen capacidad para 19.000 reclusos.

AFP/SM