Trump fue la principal preocupación de los cubanos en 2017

El abrupto frenazo del deshielo con Estados Unidos desencadenado por la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump y el devastador paso del huracán Irma nublaron en 2017 el horizonte para Cuba, que se prepara para despedir a Raúl Castro como presidente del país en abril próximo.

El PIB cubano repuntó un tímido 1,6 % este año, aunque el Gobierno ha adelantado que 2018 volverá a ser un año de tensiones financieras.

La situación en Venezuela, principal aliado de Cuba, se agravó provocando la reducción a la mitad de los envíos de petróleo subsidiado de ese país a la isla.

Con la llegada de Trump a la Presidencia de Estados Unidos, la ya lastrada economía cubana sufrió un inesperado revés tras dos años en que las mieles del deshielo iniciado a finales de 2014 durante el mandato de Barack Obama habían alentado esperanzas de prosperidad en los cubanos de a pie.

El golpe de gracia a la economía llegó en septiembre: el poderoso huracán Irma barrió durante dos días el litoral norte de Cuba dejando diez muertos y 13.000 millones de dólares en daños.

El ciclón se cebó con buena parte de las infraestructuras turísticas de la isla a pocos meses del comienzo de la temporada alta, por lo que los esfuerzos se centraron en recuperar hoteles y vías de comunicación, ya que el turismo es la segunda fuente de ingresos.

Pese a esta situación, Cuba mantiene el tirón turístico de los últimos dos años, ha superado ya el récord de visitantes del año pasado y espera cerrar 2017 con más de 4,7 millones de viajeros.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.