Trump Force One: así es el “avión presidencial” del candidato republicano (Video)

A- A A+
abril 15
/ 2016

Donald Trump es el único de los cinco precandidatos a la nominación presidencial que tiene un avión propio para trasladarse. Y eso no es un dato irrelevante. A lo largo de las elecciones primarias, durante todos los meses que los políticos están en campaña son muchos los kilómetros que tienen que recorrer y hacerlo con un transporte propio no es una ventaja menor.

Mientras que Hillary Clinton , Bernie Sanders , Ted Cruz y John Kasich gastan hasta lo que aún no consiguieron para recorrer todos los estados del país y conseguir así la mayor cantidad de votos.

De acuerdo a una nota publicada por el diario español El Mundo, alquilar un avión no es para nada accesible: cuando ya se está en la fase final de la campaña, una vez que el candidato ya fue oficialmente nominado, debe desembolsar hasta tres millones de dólares por semana.

Este año, estas convenciones que definen a los nominados tendrán lugar poco más de tres meses antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Si se hacen las cuentas, la cifra llega a espantar: casi cincuenta millones de dólares. Por eso, la suerte de Donald Trump es grande.

Su Boeing-757, marcado en sus costados con unas inmensas letras que componen su apellido, puede trasladar hasta 300 personas y cuenta con todas las comodidades que el magnate millonario puede reclamar.

Por sus lujos y las instalaciones que ofrece, la prensa estadounidense lo bautizó como “Trump Force One”, en un juego de palabras con el avión presidencial “Air Force Once”, una especie de sucursal de la Casa Blanca en el aire.

Fue construido en 1991 para una aerolínea danesa que ya no existe. Al poco tiempo, el multimillonario Paul Allen, dueño del equipo de fútbol americano Seattle Seahawks, lo compró y lo convirtió en un crucero de lujo. En 2011, Trump se lo compró por una suma de cien millones de dólares , de acuerdo a la publicación Business Insider.

elecciones-en-eeuu-2016-2187337w640

Pero al precandidato republicano el estilo que tenía no lo convencía así que lo cambió todo, de una punta a la otra. Le puso sofás mohair, asientos de cuero, madera de primerísima calidad, accesorios en oro y plata.

 

LN