¡Tremenda pela! Se recogieron más firmas de lo esperado

A- A A+
abril 27
/ 2016

Agobiados por los apagones y la escasez, miles de venezolanos firmaron este miércoles en favor de un referéndum que revoque el mandato del presidente Nicolás Maduro, quien descartó el éxito de esa iniciativa.

“Vine a firmar para acabar con esta anarquía. Faltan medicinas, trabajo, educación, y ademas el problema eléctrico. Tengo familia en el interior del país y sufren por los cortes”, afirmó a la AFP Miriam Leal, de 54 años.

En su primer pronunciamiento sobre la recolección de firmas, Maduro consideró este miércoles sin “viabilidad política” cualquier intento para sacarlo del poder.

“Nada de lo que están haciendo tiene viabilidad política, y la revolución aquí se va a continuar y va a tener a este presidente por lo menos hasta el 2018″, aseguró ante partidarios.

Con la administración pública paralizada, debido a que Maduro decidió que trabajara sólo lunes y martes para ahorrar energía, y cortes de luz programados de al menos cuatro horas en casi todo el país, la crisis eléctrica se hace más evidente, y encendió focos de violencia.

“La situación está muy tensa, hay sectores con hasta 10 horas sin electricidad, esto ha desatado otros malestares”, declaró a la AFP desde Maracaibo, segunda ciudad venezolana (noroeste), Doris Falcón, administradora de un instituto de capacitación.

En Maracaibo ocurrieron la noche del lunes y martes pequeñas protestas y saqueos aislados en algunos comercios, que dejaron al menos 95 detenidos y 73 comercios afectados.

También hubo algunos incidentes en un sector de Caracas y en tres ciudades del norte, según pobladores.

Maduro ordenó a las fuerzas de seguridad evitar desórdenes.

“Llamo a todo el pueblo a que repudie a los violentos, aislemos a los violentos, les caigamos y vayan presos todos”, señaló, dirigiéndose además a los cuerpos armados.

Los apagones -que no se aplican en Caracas- comenzaron el lunes por 40 días para encarar una sequía provocada por el fenómeno El Niño, que tiene al borde del colapso el embalse de la hidroeléctrica El Guri, generadora de 70% de la electricidad del país.

Además de la jornada reducida en el sector público, los niños no tendrán clases los viernes, y los centros comerciales y hoteles deben generar parte de la electricidad que consumen; el domingo se adelantarán 30 minutos los relojes y la hora oficial pasará a -04H00 GMT para aprovechar más la luz del día.

“Revocatorio contra la crisis”
Los cortes de luz han molestado a una población aquejada por la escasez de alimentos y medicinas, alta inflación (180,9% en 2015) y una violencia delictiva que prácticamente impone toques de queda en sectores de algunas ciudades, incluida Caracas.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró en enero y febrero 1.014 pequeñas protestas en todo el país y 64 saqueos o intentos de saqueo.

Maduro atribuye la crisis al derrumbe de los precios del petróleo y a una “guerra económica” de empresarios de derecha para desestabilizar a su gobierno, pero la oposición culpa al modelo socialista.

“La convocatoria ha sido masiva, esperamos en pocas horas tener” las firmas necesarias para el referendo revocatorio, dijo a periodistas el líder opositor Henrique Capriles.

Empeñada en sacar a Maduro del poder, la oposición, mayoría en el Parlamento, recoge las 195.721 firmas que activarán el referendo, tras ser autorizada el lunes por el Consejo Nacional Electoral (CNE), acusado por la oposición de aliado del gobierno.

Al firmar, Capriles, quien perdió las elecciones contra Maduro en 2013 por 1,5 puntos, señaló que será un “revocatorio contra la crisis”.

Si el CNE valida esas primeras firmas, debe autorizar a la oposición a que recolecte luego cuatro millones de rúbricas exigidas para convocar el referendo, el cual removería a Maduro en caso de lograrse un voto más de los 7.587.532 con que fue elegido.

La oposición teme que el gobierno use tácticas dilatorias -sobre todo con el sector público casi paralizado-, para que el referendo no se realice antes del 10 de enero, cuando se cumplen cuatro años del periodo que inició Hugo Chávez y que, tras su muerte en marzo de 2013, está completando Maduro.

Si el revocatorio ocurriera después de esa fecha y lo perdiera Maduro, la Constitución prevé que el vicepresidente -nombrado por el propio presidente- lo reemplace. Si es antes, habría elecciones presidenciales.

“Es lo que le conviene al chavismo, además de que es la interpretación lógica y real”, indicó a la AFP Eugenio Martínez, especialista en temas electorales.

Risa Grais-Targow, directora para América Latina del centro de Estudios Eurasia, estimó que ello permitiría al “chavismo orquestar un cambio desde el interior “.

El CNE “va a poner todo tipo de dificultades”, pero la “presión ciudadana es para que haya revocatorio este mismo año”, afirmó el jefe del Parlamento, Henry Ramos Allup.

SM