Traición a la patria ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
abril 06
/ 2016

Días atrás, en ese pleito inagotable que el Presidente de la República mantiene con la empresa privada en general, y con Lorenzo Mendoza en particular, soltó la siguiente frase: “Por los dólares no se preocupen porque no hay dólares”. Pues bien, para la empresa privada venezolana no hay dólares. Para los venezolanos no hay dólares. Pero sí hay dólares para los cubanos.

Leo en ElPitazo.com: “El inicio de esta semana, cuando todavía el mes de abril se estrena en este año 2016, enmarcado de situaciones difíciles sobre todo en el ámbito económico, el presidente de la República, Nicolás Maduro, ha decidido emprender la alianza con diversos países extranjeros, como Cuba y Guinea Bisáu para pactar proyectos. En un principio firmó este lunes un acuerdo de cooperación con Cuba por 1.428 millones de dólares y casi 7.000 millones de bolívares, donde según lo indicado en su mensaje televisado abarca desde la minería hasta la importación de medicamentos cubanos.”

Que se fortalezca la industria farmacéutica de Cuba, la venezolana jamás. Esto es traición a la patria. Esto no tiene otra manera de llamarlo. Pero como son dineros que no son de ellos sino de los venezolanos, qué les importa.

Por su parte, El Nuevo País: “Pimentón chavista llega hasta España. Dos días después de explotar el escándalo de Los Papeles de Panamá, el ABC de España revela que Hugo Chávez regaló a Podemos 7 millones de Euros de nuestra nación para implantar el socialismo del siglo XXI en la madre patria.” La Agencia EFE reporta, y lo publica El Nacional: “La policía de España probó la autenticidad de la firma del presidente fallecido Hugo Chávez en los documentos que revelan que el gobierno financió la creación del partido de izquierda Podemos liderado por el dirigente Pablo Iglesias. La policía investiga este supuesto pago del gobierno de Venezuela a través de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales vinculada a Podemos por un valor de 7 millones de euros durante varios años. Se basa en un documento firmado en el 2006 por el ministro de finanzas venezolano Rafael Isea.

¿Qué decir ante todo esto?

Mientras tanto, en el mismo diario: “Desde octubre el Ministerio de Salud no envía formulas lácteas al Hospital J.M. de Los Ríos. La Directora del Centro de Salud Infantil, Mayra Oviedo, afrontó la situación comprando en supermercados y farmacias. Pero se cansó, “necesitamos más de 96 latas al mes y solo nos venden dos y con partida de nacimiento”.

Y en tres meses la producción de medicamentos en el país sigue cayendo. La escasez está en el 85%. Pero los dólares no son para los venezolanos, solo son para los cubanos.