¡Tragedia en México! Explosión pirotécnica que dejó 33 muertos

Autoridades y expertos en explosivos investigaban este miércoles entre los escombros calcinados del mercado de pirotecnia de Tultepec, el más grande de México, la causa de la poderosa explosión del martes que dejó 33 muertos, decenas de heridos y cuatro desaparecidos, según AFP

El mercado, conocido como San Pablito y localizado en un suburbio de Ciudad de México, era custodiado por cientos de policías, mientras que autoridades, profundizaban sus pesquisas y debatían la pertinencia de permitir la reapertura del sitio, que hace una década ya había quedado prácticamente destruido por dos explosiones.

José Manzur, secretario de Gobierno (Interior) del Estado de México, donde se localiza Tultepec, informó que por la tarde falleció una persona más por las heridas, con lo que suman 33 los muertos por la tragedia, 26 de ellas al momento del estallido.

La Iglesia católica mexicana difundió de su lado una misiva firmada por el cardenal secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, y en la que el papa Francisco expresa sus condolencias por la tragedia.

“El papa Francisco, invocando la maternal intercesión de la santísima Virgen María de Guadalupe, les imparte de corazón la confortadora bendición apostólica, como signo de esperanza cristiana en el señor resucitado”, señala la misiva.

De los casi 60 heridos que dejó la deflagración, 40 permanecen hospitalizados, de las cuales “cinco consideramos que se encuentran graves y corre peligro aún su vida”, dijo Manzur a Radio Fórmula.

Expertos forenses trabajaban en la identificación de 14 cadáveres cuyo estado, prácticamente calcinados, complicaba su reconocimiento visual.

Las autoridades no descartan que cuatro personas que seguían desaparecidas por la noche puedan estar entre estos cadáveres, por lo que se realizarán análisis genéticos con muestras de familiares, lo que podría durar algunos días o semanas, según la fiscalía.

Entre los lesionados de mayor gravedad se encuentran tres niños. Uno de ellos llegó por la noche a un hospital de Galveston, Estados Unidos, y se espera estabilizar a los otros dos para que también sean trasladados a ese nosocomio especializado en pacientes quemados.

En shock

“¡Visítanos! Abrimos todos los días del año. Contamos con todas las medidas de seguridad”, dice un gran letrero a la entrada del mercado.

Pero este miércoles, los más de 300 locales ya calcinados fueron cercados con una cinta amarilla con la leyenda “Prohibido el paso”, mientras decenas de peritos escudriñaban las ruinas y grupos de trabajadores removían los escombros.

Un par de ambulancias y dos camiones de bomberos fueron desplegados al lugar. También llegaron elementos del Ejército, la autoridad encargada de entregar los permisos de venta de pirotecnia.

El presidente Enrique Peña Nieto lamentó los hechos en un acto público y pidió un minuto de silencio, mientras los pobladores de las cercanías del mercado, aún conmocionados, contaron a la AFP sus impresiones.

“Pensé que mi casa se había caído”, dice aliviado Artemio Aguilar, mientras recolecta pedazos de cohetes entre la maleza que rodea su vivienda de tabiques.

Luis Hernández, un joven de 26 años que desde los 12 trabaja con fuegos artificiales junto al mercado, creyó que no viviría para contarlo.

“La gente corría, los niños gritaban, había mucha gente quemada que caminaba sin saber qué hacer y nosotros tampoco sabíamos qué hacer. Teníamos miedo de que siguieran las explosiones”, narró con la mirada fija en las ruinas quemadas.

La explosión ocurrió la tarde del martes en momentos de gran actividad, con gente comprando cohetes para las fiestas decembrinas.

Causas indeterminadas

La fiscalía general inició una investigación para determinar las causas de la deflagración, que se suscitó por “seis explosiones de pirotecnia”.

Algunos pobladores de Tultepec dijeron a la AFP que, aparentemente, a alguien se le cayó una “bomba”, un fuego de artificio con las dimensiones de una pelota de tenis y que, al encenderla, ilumina el cielo con coloridos círculos.

Otra de las hipótesis es que un cohete se encendió en un local y provocó una reacción en cadena.

Esta última teoría “no la hemos podido corroborar porque el local donde esto pudo haber ocurrido, lamentablemente la persona que atendía este local es una de las fallecidas”, dijo el fiscal del Estado de México, Alejandro Gómez.

Según el funcionario, expertos estatales y federales llevarán a cabo varias pericias, entre ellas de criminalística de campo, fotografía forense, y peritajes de siniestros, incendios y explosivos.

Este mercado ya ha vivido años atrás este tipo de incidentes.

El 15 de septiembre de 2005, cuando también se comerciaban grandes cantidades de fuegos artificiales por la fiesta de Independencia, un incendio y explosiones consumieron el mercado en su totalidad.

Al año siguiente, otra explosión destruyó más de 200 puestos. Ambos incidentes dejaron decenas de lesionados pero sin víctimas mortales.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.