Tomó agua tibia con miel todos los días y el resultado la sorprendió

A- A A+
junio 09
/ 2016

Empezar el día con un vaso de agua tibia con miel nos va a ofrecer múltiples beneficios. Si además lo complementamos con un desayuno variado, justo y equilibrado, saldremos de casa con más energía y con un sistema inmunitario más fuerte y resistente.

Tomar cada mañana un vaso de agua tibia con miel no cuesta nada y, sin embargo, nos ayuda mucho. Es uno de esos remedios naturales tan antiguos como efectivos a los que no deberíamos renunciar y que, a su vez, deberíamos promover.

Cuando nos levantamos apenas tenemos tiempo para nada y todo lo hacemos con prisas. Nos tomamos cualquier cosa con nuestra taza de café y salimos de casa sin haber preparado nuestro organismo para las exigencias de la jornada.

Hoy en nuestro espacio te ofrecemos 5 buenas razones por las que deberías incluir en tu dieta un vaso de agua tibia con miel.

1. Agua tibia con miel: nos puede ayudar a bajar de peso

Como ya sabes, la miel puede ser un sustitutivo muy adecuado del azúcar. Rica en aminoácidos, minerales y vitaminas, es, sin duda, un complemento en nuestra dieta que puede ayudarnos a reducir parte de esa ingesta calórica que nos hace subir de peso.

Empezar el día con un vaso de agua tibia con miel va a mejorar muchas de esas funciones básicas que nos ayudan a bajar de peso:

  • Depuramos el organismo.
  • Es un remedio saciante.
  • Mejoramos las digestiones y combatimos el estreñimiento.
  • Conseguimos un remedio energético que nos va a permitir estar más activas.

A su vez, si deseas perder peso con salud, no dudes en tomar un vaso de agua tibia con miel y una pizquita de canela nada más levantarte y al acostarte. De este modo conseguimos también acelerar el metabolismo.

2. Mejorarás tus digestiones

Tal y como te hemos señalado al inicio, lo más recomendable es tomarnos este vaso de agua tibia con miel nada más levantarnos y con el estómago vacío.

  • Es entonces cuando nuestras mucosas estomacales e intestinales son mucho más receptivas a los componentes naturales de la miel, a sus enzimas y bioelementos.
  • El agua caliente nos va a ayudar también a reblandecer parte de esas toxinas adheridas a los intestinos, y va a conseguir depurar y arrastrar todos esos elementos de desecho.
  • Más tarde, y gracias a esos intestinos más limpios y a un estómago protegido, digeriremos mejor los alimentos y la absorción de los nutrientes será más óptima.
  • No podemos olvidar tampoco que la miel es un antibiótico natural. Ello nos va a permitir luchar contra esas bacterias que pueden cursar con infecciones estomacales.

3. Estimulamos el sistema inmunitario

Cabe señalar que el remedio natural del vaso de agua con miel solo será eficaz si somos constantes y lo tomamos cada día.

  • Solo así nuestro sistema inmunitario se irá reforzando poco a poco con ese aporte maravilloso de vitaminas, minerales y aminoácidos capaces de aumentar nuestras defensas, y de hacer frente a esos patógenos que se contienen en el medio ambiente y que nos debilitan.
  • Tampoco podemos olvidar que este remedio natural actúa también como un regulador interno que nos permite equilibrar, por ejemplo, el nivel de cortisol en sangre para reducir el estrés.
  • Vale la pena ser constante y tomar cada día un vaso de agua con miel.

4. Reduce el impacto de las alergias

La miel no va a hacer que desaparezcan las alergias, lo que hará será atenuar síntomas como la tos, la irritación, la sequedad de garganta, el asma, el nerviosismo…

Además, su efecto protector va a hacer que estemos mucho más protegidos frente a esos componentes ante los que nuestro organismo reacciona.

5. Agua con miel y limón para desintoxicar nuestro organismo

Sabemos que están muy de moda los remedios depurativos. Ahora bien, te aseguramos que ninguno será tan fácil de preparar y tan efectivo como un vaso de agua tibia con un poco de miel y el jugo de medio limón.

  • En este caso vamos a añadir el jugo de limón para que nos ayude a desintoxicar el organismo, gracias a su poder para optimizar la función del hígado.
  • Además, tampoco podemos olvidar que el limón y la miel, combinados con el agua caliente, favorece la micción y nos permiten cuidar del tracto urinario.

 

Aspectos que tener en cuenta sobre el agua tibia con miel

  • No es recomendable que los niños menores de 3 años consuman miel.
  • Jamás debe sustituir una comida, es decir, este remedio no debe constituirse como “el propio desayuno”.
  • 20 minutos después de haber tomado este remedio, desayunaremos con normalidad.
  • Nunca añadas la miel al agua cuando ésta esté hirviendo, puesto que podemos cambiar la composición molecular de la miel. El agua debe estar tibia, nunca hirviendo.
  • Recuerda siempre adquirir miel pura de abejas de cultivo orgánico.
  • En ocasiones, la que compramos en el supermercado puede estar adulterada con un exceso de azúcar poco saludable.

S180