¿Tomas mucho refresco? Deberías leer esto

A- A A+
junio 14
/ 2016

Notar que te baja el azúcar es una de las peores sensaciones que hay. Ese mareo, sudor, el hambre compulsiva y los temblores te han llevado a tomar bebidas edulcoradas. Si tu adicción al refresco se debe a que tienes un nivel de azúcar bajo en la sangre, lo primero que tienes que evitar son los factores de estrés del día a día.

Lo primero que tienes que saber es el perjuicio que hay al tener una adicción al refresco dietético o light.

La mayoría de las personas tienen dudas sobre este punto porque su nombre indica que es ligero. La verdad es que, aunque contiene menos cantidad de azúcar y calorías que un refresco regular, tampoco es exactamente inofensivo.

No te vas a encontrar con muchas personas que hayan logrado su peso ideal bebiendo refrescos, light o no. En cambio, sí está realmente comprobado que los refrescos de dieta causan problemas metabólicos similares a las bebidas azucaradas normales.

De hecho, con solo un refresco de dieta al día aumentas un 34% tu riesgo de desarrollar el síndrome metabólico.

Este síndrome comprende una serie de síntomas que incluyen la acumulación de grasa del vientre y el colesterol alto, pudiendo luego conducir a enfermedades del corazón y diabetes.

Estas son algunas razones por las que debes eliminar la adicción al refresco.

1. Necesitas energía

En lugar de beber un refresco de dieta para tener energía, puedes tomar una bebida alternativa que además te aporte otros beneficios.

Por ejemplo, puedes ayudar a tu cuerpo a desintoxicarse al tiempo que obtiene energía con el café y el té que son ricos en antioxidantes. Estos previenen muchas enfermedades y te dan energía.

Si quieres endulzar te recomendamos la estevia. Este es un extracto vegetal naturalmente dulce. También podrías optar por una cucharadita de miel. Evita usar el azúcar de mesa o cualquier otro edulcorante artificial.

Otra buena alternativa a los refrescos son las bebidas refrescantes naturales, que también te dan energía.

Puedes combinar fruta, que ya aporta un sabor dulce natural, con especias como la menta. El límite para crear bebidas deliciosas es tu imaginación.

Si lo que extrañas es la sensación de burbujitas, usa agua con gas en lugar de agua normal.

2. Tu nivel de azúcar en sangre es bajo

Notar que te baja el azúcar es una de las peores sensaciones que hay. Ese mareo, sudor, el hambre compulsiva y los temblores te han llevado a tomar bebidas edulcoradas.

Si tu adicción al refresco se debe a que tienes un nivel de azúcar bajo en la sangre, lo primero que tienes que evitar son los factores de estrés del día a día.

Otra cosa que podría evitar las caídas de azúcar en sangre es el no saltarse las comidas. Lo ideal es que sean tres comidas y dos refrigerios al día.

También te recomendamos incluir una porción de proteínas en cada comida y refrigerio. Esto puedes hacerlo si añades pollo o garbanzos a la ensalada.

Además, podrías mantener un suministro de bocadillos nutritivos (como ⅓ taza de nueces y pasas) a la mano para mantener estables los niveles de azúcar en sangre.

Las nueces contienen grasas saludables que hacen más lenta la absorción de azúcar y las pasas tienen azúcares naturales que te ayudarán a recuperar el equilibrio.

3. Tienes candidiasis intestinal

Esta enfermedad son pequeñas levaduras que están de forma natural y beneficiosa para el equilibrio de nuestra digestión. Sin embargo, es posible que puedan llegar a crecer y proliferar sin control.

Es entonces cuando empiezan a causar graves problemas de salud.

Seguramente esta es la razón por la que se están produciendo en ti los antojos de azúcar. Si este es tu problema también te deberás lidiar con congestión nasal crónica, sinusitis, colon espástico o síndrome de intestino irritable.

Lo que puedes hacer es consumir un buen probiótico en lugar de tomar refrescos. También debes evitar consumir azúcar para dejar de alimentar a estos parásitos. Puedes buscar una alternativa al refresco con infusiones y batidos verdes.

Recuerda que cuanto más natural sea lo que consumes, menos posibilidades tienen los parásitos de desarrollarse en tu cuerpo. Además, preparar un batido verde es mucho más económico que comprar refrescos y evitarás problemas de salud futuros.

4. Tus hormonas están en proceso de cambio

En la mujer los cambios hormonales podrían ocurrir en distintos periodos de tiempo:

  • Durante la menstruación: Se podría dividir en una primera mitad (fase folicular o estrogénica) y la segunda mitad (fase lutea o progestacional). En medio de ellas se produce la ovulación.
  • Durante el embarazo: En este período predomina la secreción de progesterona para nutrir al feto.
  • Etapa de la menopausia: Cesa la función reproductiva y aparece el descenso de los niveles de estrógenos en el cuerpo.
  • Cuando una persona tiene fluctuaciones hormonales, puede tener insomnio, dolores de cabeza, fatiga o depresión leve factores que en conjunto pueden desencadenar antojos de azúcar.

Para eliminar la adicción al refresco en este caso es importante aumentar los niveles de estrógenos de forma natural. Estos son los que favorecen la sensación de bienestar cerebral.

Para sustituir los antojos que se convirtieron en adicción al refresco puedes incluir alimentos dulces como una naranja, un plátano, un puñado de bayas o dos cuadritos de chocolate negro.

Boicotea tu adicción al refresco

Aunque la adicción al refresco es difícil de eliminar de un día para el otro, puedes aplicar algunos trucos que la combatan:

Opta por alimentos dulces naturales

Si lo que te atrae es el sabor dulce aprovecha para comer frutos secos o batidos que incluyan fruta y vegetales. Para ese toque extra usa especias frescas, como hierbabuena o canela.

Prepara tus bebidas naturales con agua con gas

La sensación de burbujitas te hará sentir que estás tomando refresco y, con el tiempo, ni siquiera recordarás la diferencia.

MCS