Tintori: “Que mis hijos vean cómo desnudan a su abuela es una tortura psicológica”

A- A A+
enero 19
/ 2016

“Me desnudaron, me pidieron que abriera las piernas varias veces y revisaron hasta el modes [compresa]”, explica Lilian Tintori.

Este es el tipo de registros que tiene que soportar si quiere volver a ver a su marido, Leopoldo López, encarcelado en la prisión de Ramo Verde desde hace un año y 11 meses. Pero la visita del pasado domingo fue especialmente dura. Quizá porque sometieron al mismo “humillante” registro a suegra, Antonieta Mendoza. Quizá porque esta vez lo hicieron delante de sus hijos de 6 y 3 años. Quizá porque se discute la Ley de Amnistía en la Asamblea Nacional. Quizá porque sabe que cada vez que habla con la prensa su familia es la que paga las consecuencias. Pese a todo, la esposa del preso político más famoso de Venezuela relata a EL MUNDO los abusos que sufrió a manos de los funcionarios chavistas del penal militar.

¿Cómo se siente después de que le obligara a desnudarse en la cárcel?

   Indignada porque es la confirmación de lo que siempre hemos dicho, que este régimen no tiene escrúpulos y usa todo lo que tiene a su disposición para persecuciones políticas. Diosdado Cabello da las órdenes e intenta todo lo que está en su mano para quebrarnos. Pero con cada abuso fortalecen nuestra voluntad de cambiar este sistema que está roto no sólo política y económicamente, sino también moralmente. Este último atropello traerá consecuencias, pues ahora son más evidentes las violaciones de los derechos humanos que sufren los venezolanos. Mi caso es el de miles de mujeres que sufren tratos vejatorios, tanto esposas de presos políticos como de presos comunes que están sometidas a estas arbitrariedades sin otro motivo que la crueldad de un régimen sin escrúpulos.

¿Por qué esta vez fue peor que otras requisas?

    El régimen se sabe perdido y está recrudeciendo sus ataques. En vez de entender el mensaje claro que dio el pueblo el 6-D, que estamos hartos de la escasez y la persecución, prefiere mostrar su peor cara. En Ramo Verde me desnudaron y me hicieron una requisa tan invasiva que revisaron hasta la toalla sanitaria que tenía. Además desnudaron a la madre de Leopoldo y le hicieron abrir sus piernas frente a mis hijos, violando nuestros derechos fundamentales. El régimen cree que tiene derecho a actuar impunemente, pero no. Levanto mi voz con dignidad para denunciar estos acosos y evitar que estas situaciones de atropello e impunidad se repitan. Es una lucha moral, por nuestros valores y nuestras familias.

¿Es la primera vez que obligan a la madre de Leopoldo López a quitarse la ropa?

    No. En Ramo Verde, que es una prisión militar, este tipo de requisas cada vez son más frecuentes. Pero sí es la primera vez que lo hacen delante de mis hijos. Además en esta ocasión fueron dos mujeres militares en vez de una. Que mis hijos hayan visto cómo desnudaban a su abuela es una tortura psicológica, una vejación no difiere en nada de las prácticas de los nazis en los campos de concentración.

¿Cómo están sus hijos tras la visita del domingo?

    Están muy afectados, para ellos fue impactante ver cómo desnudaban a su abuela bajo órdenes de militares. Lo que pasó fue muy grave, Manuela tiene seis años y Leopoldo Santiago sólo tres, aunque entienden lo que ocurre con su padre y con nosotros como familia.

¿Qué le dijo Leopoldo tras lo sucedido?

    Está indignado pero cada día más convencido que esta lucha es para acabar con los atropellos de un régimen que viola sistemáticamente no sólo los derechos de su esposa y su madre, sino los de todos los venezolanos

¿Cuándo llevan al Parlamento la Ley de Amnistía?

    Ya lo hicimos. Actualmente está en manos de los parlamentarios, que desde antes de las elecciones habían trazado una estrategia institucional para la liberación de quienes entregaron su libertad a cambio de Venezuela. Ellos merecen toda la atención de un Parlamento dispuesto a rescatar la democracia y enviar señales claras de que no deben existir presos políticos.

¿Por qué ha incrementado el chavismo su control?

 Están perdidos, acorralados. Creen que intimidándonos y sometiéndonos a tratos crueles e inhumanos van a asustarnos y vamos a dejar de luchar por la libertad. Pero el régimen se equivoca, no entiende que sus abusos sólo fortalecen nuestra determinación y compromiso de cambiar este sistema que le ha fallado al pueblo y que, como dice mi esposo, es antidemocrático, corrupto, ineficiente y represor. Palabras que le han llevado a prisión pero que son las de un luchador incansable que lo ha entregado todo, hasta su libertad, por el rescate de la democracia. No van a intimidarnos. El que se cansa pierde.

EMS