¡Tienen esperanza! Trabajadores de Abastos Bicentenario irán a Caracas por respuestas

A- A A+
marzo 14
/ 2016

Los trabajadores de la red pública de Abastos Bicentenario afinan la agenda de peticiones para el encuentro en Caracas. Su patrono, el Gobierno nacional, aún no responde cuál será el destino del personal de las tiendas en la mira de cierre. Los casi dos mil empleados definirán las acciones a engranarse esta semana.

En Zulia, cuatro establecimientos están bajo la medida. El primero en descender las santamarías fue el abasto de Fuerzas Armadas en Maracaibo. Se adelantó la clausura de Sierra Maestra y dos ubicados en la Costa Oriental.

Desde abril del año pasado, en Anzoátegui, el Ministerio de Alimentación evalúa una acción drástica contra la cadena que en 2010 pasó a manos públicas, tras la expropiación de los bienes de Cativen. En una alocución, Carlos Osorio, entonces responsable del despacho, señaló la paralización de los trabajos de remodelación desde noviembre de 2014 de las estructuras en Puerto La Cruz.

El Ejecutivo, anunciado por el propio presidente Nicolás Maduro y acompañado por Osorio, conoció la suspensión de las obras por un mensaje en la red social que recibió el mandatario. “Le doy gracias a la mujer que me escribió ayer a través del Twitter y me hizo esta denuncia”, soltó el jefe de Estado hace un año.

Destacó que los gerentes de las filiales de Puerto La Cruz estaban detenidos. “Están tras las rejas. Y además tengo preso al dueño de la empresa que le tocaba terminar las obras de recuperación del abasto Bicentenario. Está preso por estafador”.

Maduro pidió un operativo “especial” para recuperar “en tiempo récord, sin perdedera de tiempo”, los centros de expendios de alimentos. Participarían PDVSA, Gobernación, Fuerza Armada, Sebin y Minal.

Las medidas y actuaciones por las irregularidades se redondearon en 2016. Presuntamente, en la ejecución de la operación Ataque al Gorgojo, 49 personas están involucradas. El Ministerio Público se encarga de las investigaciones. Mientras el Minal ordenó despidos de trabajadores, cierres de tiendas y ajuste de horarios de ventas. La gerencia central acordó con el personal que desee retirarse un acuerdo de liquidación.

LV