¡Tétrico! Desde 2007 aparecen pies mutilados en la costa del Pacífico

A- A A+
febrero 13
/ 2016

Aparecen en la arena como cualquier otro desecho del mar. A veces son hallados, entre envolturas de caramelos y conchas rotas, por los voluntarios que limpian el área. Otras veces, algún vacacionista alcanza a ver con el rabillo del ojo el macabro objeto poniendo fin a una serena caminata por la playa.

En la medida en que la gente se va enterando de estos descubrimientos, algunas personas se han visto atraídas a las costas del Noroeste, donde el Mar de Salish conecta con las vías acuáticas de Estados Unidos y Canadá.

Lo que estas personas buscan son pies cercenados con zapatillas deportivas, que llegan a la orilla y cuyo origen es desconocido.

Dieciséis de esos pies han sido hallados desde el 2007 en Columbia Británica, en Canadá, y en el estado de Washington. La mayor parte son pies derechos. Todos tienen zapatillas deportivas o botas de excursionista. Entre las marcas: tres New Balance, dos Nike y un Ozark Trail.

El más reciente fue hallado esta misma semana.

Charlotte Stevens de Columbia Británica estaba dando un paseo con su familia en la isla de Vancouver, reportó la CBC, cuando su esposo vio algo en la arena.

Era un zapato, eso podían ver de inmediato. Pero al acercarse encontraron algo más.

“Lo recogió y lo trajo a la playa”, dijo la mujer a la CBC. “Y lo miramos por unos cinco minutos y nos pareció como que tenía el hueso de un pie adentro”.

Efectivamente, la Oficina del Médico Forense de Columbia Británica confirmó que el zapato contenía los restos de un pie. Como con los otros, no hay manera de saber cuánto tiempo estuvo en el agua, pero el forense regional Matt Brown dijo que ese modelo de zapatilla había salido al mercado después de marzo del 2013, lo que indica que perteneció a alguien que desapareció entre esa fecha y diciembre pasado.

Brown está trabajando con la policía para relacionar el pie con personas que hayan desaparecido del área en ese lapso de tiempo.

Pero si los antecedentes sirven de algo, la identidad asociada con el pie seguirá en el misterio.

Hallados pero aún perdidos

Después de que los dos primeros pies -ambos derechos- fueron hallados en Columbia Británica con sólo seis días de diferencia, los vecinos comenzaron a sonar la alarma, y las autoridades también expresaron sorpresa.

“Dos pies hallados en un corto período de tiempo es algo muy sospechoso”, dijo al Vancouver Sun el cabo Garry Cox de la Real Policía Montada del Canadá en agosto del 2007.

“La probabilidad de encontrar un pie es una en un millón”, dijo Cox. “Pero encontrar dos es una locura. He oído hablar de bailarines con dos pies izquierdos, pero por favor”.

Cinco más fueron encontrados al año siguiente, incluyendo uno cerca de Pysht, Washington. Las especulaciones aumentaron, como se relató en un artículo del 2008 en el Toronto Star:

“La especulación va desde desastres naturales, como el tsunami del 2004, a la obra de traficantes de drogas, asesinos en serie y traficantes de personas”.

“Una teoría habla de un accidente aéreo que sucedió hace tres años cerca de la isla de Quadra con cinco hombres a bordo. Sólo uno de los cuerpos ha sido encontrado”.

“Otros teóricos creen que la costa está siendo utilizada como un vertedero de cuerpos para la actividad del crimen organizado; un tercer argumento es que éste es el trabajo de un asesino en serie”.

Pero para decepción de muchos teóricos de la conspiración, la ciencia sugiere respuestas más mundanas.

Mientras escribía para el Pacific Standard el año pasado, Spenser Davis señaló que un estudio en el Puget Sound encontró que cuando un cuerpo flota en el agua está “sometido al estira y afloja de su entorno”, los huesos de las manos y los pies son casi siempre los primeros en desprenderse.

En Columbia Británica, dos de los pies ya han sido identificados como pertenecientes a personas que padecían de enfermedades mentales, mientras que otros tres estaban vinculados a personas que probablemente murieron por causas naturales.

No se sospecha actividad criminal en cualquiera de los otros casos, aunque no se ha descartado la posibilidad, tampoco.

“De todos los que han sido identificados hasta el momento, no hay ningún misterio”, dijo a Daily Beast en el 2011 Gail Anderson, criminólogo de la Universidad Simon Fraser de Columbia Británica. “Estas personas estaban muy deprimidas, descontentas con la vida, y fueron vistas por última vez en dirección al agua. La gente salta de los puentes. Ellos deliberadamente desean desaparecer”.

ENH