Sorprende la detención de sacerdote por pedofilia en niños de 3 y 5 años

A- A A+
abril 21
/ 2016

Un sacerdote católico de 47 años fue detenido el miércoles en Argentina a raíz de una investigación judicial en su contra por presunto abuso sexual gravemente ultrajante contra una niña de tres años y su primo de cinco, informó una fuente judicial.

Tras ser detenido, el cura Néstor Monzón fue oficialmente notificado de la acusación durante una audiencia en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) de la ciudad de Reconquista, 800 km al norte de Buenos Aires, donde es párroco.

La madre de la niña había denunciado al religioso ante el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de la provincia de Santa Fe (centro-este), donde está emplazada Reconquista.

El fiscal Rubén Martínez, a cargo de la causa, reveló a la prensa que antes de acusar al cura “se le dio intervención al psicólogo y médico policial y se realizaron diversos estudios a la menor, a partir de los cuales se confirmó que la niña tiene desgarro parcial de su himen y fue contagiada con el Virus del Papiloma Humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual”.

Según la denuncia, la niña y su primo fueron al menos manoseados en su zona anal y genital por el cura en la residencia católica donde él vivía.

Respecto al niño, “se evalúan los pasos a seguir debido a que el padre no quiso realizar actos legales ni exponer a su hijo, hasta tanto se entreviste con un médico psicólogo familiar”, aclaró el fiscal.

Monzón fue separado de la parroquia María Madre de Dios, de donde fue llevado esposado.

El cura recibió el respaldo de un exobispo de la Diócesis de Reconquista, Juan Rubén Martínez, quien se presentó este miércoles en la OGJ y pidió entrevistarse con el fiscal para manifestarle su convencimiento de la inocencia del párroco.

“Vengo a manifestar la absoluta certeza de su inocencia (del cura), porque lo conozco, porque el tiene 47 años, tiene 30 sobrinos y que tiene 20 años de sacerdote, que nunca tuvo una denuncia, que nada que ver con esto y con criaturas de tres años”, dijo el obispo.

De su lado, el arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, destacó que “para la Iglesia el abuso de un menor es algo muy triste y más de un sacerdote”, en declaraciones a radio LT9 de Santa Fe.

Arancedo recomendó “no dejarse llevar por cosas que se pueden decir, pero frente a casos comprobados de abuso de un menor, la Iglesia tiene que ser la primera en estar cerca de la víctima y condenar el hecho”.

LP