¡Sin miedo! Oposición saldrá a las calles nuevamente por el revocatorio

A- A A+
mayo 11
/ 2016

La Mesa de Unidad Nacional volverá a movilizarse este sábado a las 10 am para exigir que se agilicen los pasos para la consulta popular que podría desplazar al mandatario. En las concentraciones de hoy, el régimen ordenó reprimir.

“Exigimos al Consejo Nacional Electoral que respete su propio reglamento para promover el ejercicio del derecho fundamental al sufragio”, dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús “Chúo” Torrealba, en rueda de prensa.

Y agregó: “Felicito a todos los activistas de la MUD por la movilización masiva que se realizó este miércoles en casi todo el país. (…) Hoy hablamos no solamente en nombre de la MUD, sino también en nombre del país que quiere cambio. Viene un proceso difícil, de lucha, pero vamos a hacer lo que tengamos que hacer para terminar este año con revocatorio y con un nuevo gobierno”.

La nueva movilización se realizará el sábado. Según los opositores, “para defender las firmas ya recolectadas”.

Según detalló El Nacional, el secretario ejecutivo de la MUD también le hizo una advertencia al presidente: “Maduro, aquí va a haber cambio, quieras o no quieras”, ratificó. También les hizo un llamado a las rectoras del CNE. “En sus manos está la llave de la paz de la República”, sostuvo.

En las marchas de hoy, la Guardia Nacional Bolivariana reprimió a los opositores. El líder Henrique Capriles se llevó la peor parte, porque fue atacado por los uniformados con gases lacrimógenos.

Capriles se encontraba en la principal autopista de Caracas, que cruza toda la capital venezolana, y ya había avanzado hasta los límites del municipio Libertador, donde se ubica la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), un territorio que en el que gobierna el alcalde chavista Jorge Rodríguez.

El gobernador intentó distraer un piquete de la PNB para pasar al otro lado de la ciudad junto a dos docenas de personas, pero fue detenido por las autoridades, con las que terminó forcejeando hasta que recibió la descarga del gas, mientras otros funcionarios disparaban otras bombas lacrimógenas al aire.

IB