¿Se puede llamar dictador a Maduro?

A- A A+
mayo 19
/ 2016

Analistas advierten que la medida se están convirtiendo en una auténtica bola de nieve, que amenaza con arropar al mandatario y al legado que dejó hace tres años su mentor, Hugo Chávez.

Líderes de la oposición, abogados y varias ONG’s establecidas en Venezuela aseguran que Maduro ya cruzó la raya entre la libertad y el autoritarismo al decretar la excepción y amenazar con la firma de un estado de conmoción interna, tras insistir esta semana que enfrenta una especie de “bullying” internacional para sacarlo del poder.

Incluso, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió que Maduro podría convertirse en un “dictadorzuelo” si niega el referendo revocatorio que está exigiendo la oposición en las calles.

El manejo del poder sin ningún control, dejando a los militares y a los simpatizantes del Partido Socialista Unido de Venezuela en el manejo del “orden interno” y a distribución de los alimentos escasos del país, llevan a Maduro a ejercer un “autoritarismo de segunda categoría”, aseguró Carlos Correa, jefe de la ONG Espacio Público.

Correa junto Rafael Uzcátegui, director de la coalición de ONG de derechos humanos Provea, coincidieron en señalar este jueves que el jefe de Estado rompió el orden constitucional al limitar los derechos fundamentales como la libertad de expresión, el libre tránsito y la protesta.

“Este no es un gobierno democrático. Se están tomando decisiones al margen de la Constitución en un marco jurídico y normativo que no existe, salvo en la cabeza del presidente Nicolás Maduro”, afirmó Uzcátegui a una emisora local.

Esta afirmación son similares a las ofrecidas en a víspera por el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, y el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos, quienes calificaron de “dictador” a Maduro por “usurpar funciones” y militarizar las actividades claves de la vida pública.

Ambos dirigentes participaron en la marcha opositora que intentó llegar a la sede del CNE en Caracas para exigir el revocatorio, en medio de enfrentamientos callejeros que dejaron siete detenidos e igual número de policías lesionados.

El chavismo insiste que la oposición planifica un golpe de Estado con la ayuda de Estados Unidos, España y factores de la burguesía local, que conducen la llamada “guerra económica” que deja a los venezolanos sin alimentos básicos, medicinas y a la inflación más alta del planeta.

-Medidas “castrantes”-

Rafael Uzcátegui afirmó que el estado de excepción que vive Venezuela desde el viernes junto a un estado de emergencia económica castra las funciones contraloras de la Asamblea Nacional -manejado por la oposición- y suspende diversas muchas garantías constitucionales.

El estado de excepción es una “manera arbitraria de controlar el poder”, advirtió el director de Provea luego de sostener que el decreto no explica cómo el gobierno está limitando los derechos fundamentales, tal como lo exige la Constitución.

Aseguró que los considerandos del estado de excepción son políticos y “considera a los venezolanos que critican al gobierno como un enemigo del Estado”. Lamentó que en ninguno de los considerandos del decreto de estado de excepción no aborde la crisis de salud que padecen los venezolanos.

Juan Manuel Rafalli, experto constitucional explicó a El Estímulo que el Ejecutivo mezcló asuntos de materia económica de materia política con la excepción, “por lo que no queda claro cuáles son las garantías que se restringen”.

“Cuando hay un estado de excepción tienes que anunciar las garantías constitucionales que estas restringiendo. Un estado de emergencia económica puede suponer una mengua y limitación de las garantías como libertad económica y derecho de propiedad, pero no puedes soslayar los derechos fundamentales como el derecho a la vida y los derechos políticos”, afirmó.

El jurista añadió que se puede generar un estado de emergencia económica y uno de alarma o de conmoción, pero se deben establecer mediante decretos separados.

-¿Qué implica el estado de conmoción?-

Luego de las protestas en Caracas y otras veinte ciudades venezolanas para exigir el revocatorio, el jefe de Estado advirtió que tiene “listo” un decreto de “conmoción interior” en caso de que se desaten hechos “golpistas violentos”, el cual implicaría restricciones a libertades civiles.

“No lo dudaré para decretarlo si fuera necesario para combatir por la paz y la seguridad de este país”, dijo Maduro, en una nueva amenaza contra sus detractores que acusa de planificar un golpe de Estado en su contra.

El sociólogo Carlos Raúl Hernández afirmó la advertencia del Jefe de Estado revela “que el Gobierno está peor de lo que uno imagina” al mostrar debilidades en su manejo para enfrentar la crisis.

“El anuncio del estado de conmoción interna es una redundancia que tiende al poder absoluto”, dijo Hernández a periodistas locales.

El estado de conmoción aparece en el artículo 338 de la Constitución Nacional y se activa en caso de “un conflicto externo o interno que ponga seriamente en peligro la seguridad de la Nación, de sus ciudadanos o ciudadanas o de sus instituciones”. Tiene una vigencia de hasta 90 días, prorrogables por otros 90 días más.

Esa medida es regida por una Ley Orgánica que se implementa “en caso de grave perturbación del orden público” que atente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado, o la convivencia ciudadana.

EE