¡Se complica! Transfieren denuncias contra Lula al juez de Caso Petrobras

A- A A+
marzo 14
/ 2016

La jueza de Sao Paulo que debía pronunciarse sobre un pedido de prisión preventiva contra el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva por presunto lavado de dinero transfirió el caso a la corte federal de Curitiba, que lleva el Caso Petrobras.

La decisión fue tomada por el tribunal de primera instancia en Sao Paulo, de la magistrada Maria Priscila Hernandes Veiga, que había recibido una denuncia de la fiscalía contra Lula por “ocultación de patrimonio”, una modalidad de lavado de dinero.

El comunicado de la decisión tomada por la jueza cita una conexión “innegable” con la amplia investigación que realiza el tribunal en Curitiba por sobornos en la petrolera estatal de Brasil, Petrobras.

El caso en Sao Paulo estaba centrado en un apartamento del que el ex presidente de Brasil niega ser propietario y que lo relacionaría supuestamente con una constructora implicada en el escándalo de Petrobras.

“Las denuncias presentadas por el Ministerio Público (Fiscalía) contra el ex presidente de la República Luiz Inacio Lula da Silva deben ser transferidas al 13er tribunal federal de Curitiba”, del juez Sergio Moro, informó el tribunal de la magistrada Veiga.

“Es innegable el vínculo entre todos estos casos de la Operación ‘Lava Jato’, así como lo es la vinculación de aquellos a este proceso, en que se imputa la práctica de crímenes a varias personas por la cesión del apartamento al ex presidente y su familia”, dijo el comunicado de Veiga.

Pero también está en la mira de Moro, que ordenó el allanamiento de la casa de Lula da Silva en el cinturón industrial de Sao Paulo hace diez días para llevarle a declarar forzosamente.

Después de recibir el proceso, el juez Sergio Moro deberá remitir la denuncia a la Fiscalía en Curitiba, que puede ratificar o no la petición realizada por Sao Paulo.

Los problemas judiciales del ex presidente Lula (2003-2010) agravaron la crisis en Brasil, donde su heredera política Dilma Rousseff enfrenta un proceso de impeachment y un fuerte descontento popular que el domingo sacó a más de tres millones de brasileños a la calle para pedir su destitución.

EC