Rosita: “Sí apoyé al Gobierno de Chávez, pero al de Maduro jamás”

A- A A+
junio 04
/ 2016

Aunque involucrada en varios procesos legales, aún sigue siendo la protagonista de los sueños de muchos. Jimena Araya, la popular “Rosita”, conversó en exclusiva con Versión Final y reveló las verdades escondidas detrás de la fama y su lejanía de las pantallas venezolanas.

Durante una fugaz visita a la “tierra del sol amada”, Araya trató de pasar desapercibida en un conocido centro comercial de la ciudad. No fue fácil identificarla: cubierta como nunca, con ropa holgada y deportiva que ocultaba sus voluptuosas curvas, mientras unos lentes oscuros escondían profundas ojeras. Sin embargo, ella no dudó en desnudar su alma y, en primicia, anunció que este año inicia las grabaciones de una película autobiográfica sobre su polémica vida.

“La bomba sexy venezolana” confesó sentirse arrepentida por los errores cometidos en el pasado. Ahora está dispuesta a servir de ejemplo y reflexión para la sociedad venezolana. Sin titubear aclaró todas nuestras preguntas. Reveló su estatus a nivel legal y sus cuentas pendientes con la justicia.

—¿Qué te trajo de regreso a Venezuela?
—Solo estaré acá unos días porque tengo a mi madre mal de salud. Vine a Maracaibo para resolver unos asuntos personales y próximamente estaré de gira internacional en Panamá y República Dominicana, con mi gira de Music Real. Luego me regresaré a Miami.

—¿Tienes proyectos en la televisión?
—Por la situación del país, lamentablemente no hay nada que se pueda hacer. Sin embargo, tengo una propuesta en Panamá. Posiblemente se concretará un proyecto con Moncho Martínez y su programa Qué locura, que será producido fuera de Venezuela.

—¿Has pensado en la posibilidad de saltar a la pantalla grande?
—Tengo pensado hacer una película sobre mi vida. Posiblemente empezaremos con ese rodaje a final de año. Será grabada en Venezuela, bajo la dirección de Jackson Gutiérrez, quien ha trabajado conmigo en el guion.

—¿Dejarás al descubierto los detalles de tu historia de amor con Luiding Ochoa (Cara e’ Muerto)?
—Quiero narrar todas las situaciones que he pasado desde hace cinco años para acá. No solo mi situación sentimental, también mi problema legal. A través de esta película pretendo aclarar muchas dudas que la gente tiene y, que yo en su momento, no pude revelar. Quiero dar un mensaje a la sociedad sobre esa mala vida en la que me involucraron y estuve envuelta. Siempre le doy gracias a Dios y a la justicia divina porque ellos me protegen y la verdad siempre prevalece.

—¿Cuál es tu posición con respecto a la situación actual del país?
—Soy venezolana y me duele la situación. He tenido a mi mamá enferma y también padezco los escasez de medicamentos. Es momento de unirnos, no seguir separándonos, ni juzgar porque el algún momento pertenecimos a un partido político. Lamentablemente Chávez se murió, ahora es otro Gobierno, el cual nunca he apoyado y del cual tampoco me he beneficiado.

—¿Eso quiere decir que ahora eres opositora?
—Quiero que se vaya este Gobierno. Quiero hacer proyectos en la televisión venezolana y no se puede porque no tenemos divisas. En algún momento, hace años atrás, asistí a dos actividades
políticas. Sí apoyé al Gobierno de Chávez, pero al de Maduro jamás. Nunca he estado en ningún acto político con este nuevo Gobierno. No lo apoyo para nada.

-¿También aclararás las dudas sobre tus supuestas relaciones con los otros delincuentes?
—No tengo nada que esconder. Ese tema es muy delicado porque el único novio que se me ha conocido en las redes sociales es Luiding. Lamentablemente todo lo que pasa con cualquier delincuente lo vinculan conmigo, yo soy figura pública y muchos se toman fotos conmigo. Eso no quiere decir que hayan sido mis parejas, eso es mentira.

—¿Cómo evoluciona tu proceso legal?
—Todo está perfecto. Sin embargo, no me han dado la absolutoria debido a los problemas del país. Hace años me tildaron de estar involucrada con el Gobierno, pero si hubiese sido así, yo no estaría aún en este proceso. No estoy enchufada, estoy esperando un acto conclusivo. Uno de los motivos por los que retorné a Venezuela es porque el miércoles iba a ser mi audiencia y se suspendió por el problema de la luz. En este proceso tengo casi cuatro años.

—¿De qué manera te ha perjudicado el proceso legal en la internacionalización de tu carrera?
—No me ha perjudicado para nada. No tengo prohibición de salida del país. En Miami he tocado en sitios nocturnos, ahora voy a trabajar en la pantalla grande y próximamente viajaré a Panamá y República
Dominicana, donde participaré en la Exposexo.

—¿Cómo quedó tu relación con Venevisión?
—Excelente. Bien, gracias a Dios. Pero lamentablemente por la situación del país todo se ha dispersado.

VF