Revelan la condición que puso Thomas Shannon para respaldar el diálogo

A- A A+
junio 24
/ 2016

Que el consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, haya vuelto a Caracas durante el proceso de validación de firmas para activar el revocatorio y en víspera del debate sobre la aplicación de la Carta Democrática no es casualidad. El representante de la Casa Blanca hizo lo propio hace un año cuando habría presionado para que se anunciara la fecha de las elecciones parlamentarias y, según fuentes del Gobierno norteamericano, se busca repetir la historia.

La información que trascendió indica que la tercera visita de Shannon desde que Nicolás Maduro ejerce la Presidencia responde a la solicitud de diálogo de Caracas a la que Washington acude con tres puntos fundamentales: Diálogo “equilibrado”, referendo revocatorio en 2016 y apoyo total a la activación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Thomas Shannon ha sido el único vocero reconocido por el Gobierno venezolano para entablar negociaciones con el tan satanizado imperio. Las reuniones del representante de Barack Obama con el Gobierno venezolano se habían manejado de manera extraoficial hasta el 8 de julio del año pasado, cuando Maduro dijo en entrevista exclusiva a Telesur que en el salón Sol del Perú del palacio de Miraflores, donde se llevó a cabo esa entrevista, se había reunido con Shannon, no una sino dos veces.

El primer encuentro entre Maduro y Shannon ocurrió en víspera de la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá entre el 9 y 11 de abril, mientras que la segunda visita se efectuó entre el 10 y 11 de mayo. En primera instancia se buscaba bajar la tensión por el decreto de Obama que sanciona a siete altos funcionarios del Gobierno venezolano y posteriormente se planteó mejorar las relaciones entre ambos países, proponiéndose incluso el restablecimiento de embajadores, tal como vuelve a plantearse con esta nueva visita.

Aunque esta es la tercera visita de Shannon a Caracas, constituye la cuarta reunión con el Gobierno venezolano del que se tiene registro. El 14 de junio del año pasado hubo un encuentro en Haití, al que acudieron la canciller, Delcy Rodríguez, y el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, aunque este último no estaba en la agenda de Shannon, según revelaron luego fuentes del Departamento de Estado.

Para salirle al paso a los rumores, dos días después apareció Maduro aclarando que Cabello había sido designado desde hacía un año como jefe de una delegación especial para atender los asuntos con Estados Unidos. Sobre dicho encuentro, el jefe de Estado señaló que estaba enmarcado dentro de la regularización de las relaciones.

Pero no todo lo que ocurre a puertas cerradas sale a la luz pública, o al menos no en las declaraciones oficiales inmediatas. El 22 de julio, Shannon dijo desde Madrid que los diálogos que mantenía Estados Unidos con Venezuela “empezaron a pedido de Maduro” y el 29 de octubre reveló ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que el objetivo principal de la reunión con Cabello había sido “proporcionar una fecha para las elecciones a la Asamblea Nacional”. Acto seguido, la semana siguiente el CNE fijo los comicios para el 6 de diciembre, luego de más de dos meses de mora.

La presencia de Shannon en Venezuela podría incluso ir más allá de una simple presión de la primera potencia mundial para que se efectúe este año el revocatorio. El exalcalde metropolitano, Juan Barreto, afirmó este miércoles a Unión Radio que se está “negociando” la renuncia de Maduro y que Shannon está en el país porque ya hay preacuerdos o acuerdos. “Cuando las potencias se sientan a conversar es porque tienen intereses pragmáticos muy claros”, concluyó.

EC