Revelan detalles sobre abusos en el coro dirigido por el hermano del papa Benedicto XVI

A- A A+
enero 14
/ 2016

Luego de múltiples denuncias de abuso sexual en el seno de la Iglesia, el abogado alemán Ulrich Weber ha investigado los testimonios de decenas de víctimas y responsables del coro dirigido por el hermano del papa emérito Benedicto, informa BBC. Según Weber, el principal agresor fue Johan Meier, director de la escuela adjunta al coro entre 1953 y 1992, año de su muerte.

El compositor alemán Franz Wittenbrink, uno de los muchos testigos, relató a la revista alemana ‘Spiegel’ que Meier solía “llevar a dos o tres niños de 8 y 9 años a su habitación por la tarde y allí les daba vino y se masturbaba con ellos”. Las primeras denuncias por abuso sexual se hicieron públicas en 2010, cuando Wittenbrink declaró que había sido objeto de abusos sexuales por parte de dos profesores entre 1970 y 1980 mientras formaba parte del coro.

Weber informó de que en al menos 40 de los 231 casos de abuso hubo violencia sexual “desde tocamientos hasta violaciones”, y añadió que “la mayoría de los casos tuvieron lugar entre mediados y finales de la década de 1970”. A su vez, el abogado reveló que entre 1953 y 1992 aproximadamente un tercio de los alumnos del coro y de la escuela adjunta sufrieron algún tipo de abuso físico, desde golpizas hasta la privación de comida.

El hermano de Benedicto XVI, Georg Ratzinger, fue quien dirigió el coro desde 1964 a 1994, por lo que tuvo que haber estar informado de los abusos, supone el abogado Ulrich Weber. Sin embargo, tras la polémica en 2010, Georg Ratzinger negó estar al corriente de la violencia y los abusos sexuales llevados a cabo durante décadas en el centro. “Esas cosas nunca se discutían”, dijo Georg Ratzinger al diario alemán ‘Passauer Neue Presse’.

El hermano mayor de Benedicto XVI afirmó que después de la muerte de Johan Meier se enteró de que este era “muy violento”. “Si en su momento hubiera sabido de la excesiva violencia le habría dicho algo”, sostuvo. El abogado afirma que “la mayoría de los supuestos perpetradores ya fallecieron y no se espera que el resto enfrenten cargos penales porque los presuntos delitos ya prescribieron”.

ART