El relato de la diputada agredida por un GNB en el CNE

A- A A+
abril 21
/ 2016

Un grupo de diputados del partido Primero Justicia se fueron al Consejo Nacional Electoral. Inicialmente iban a una reunión con el rector Luis Emilio Rondón para que les diera el estatus de la solicitud de la planilla necesaria para reunir firmas y convocar un referendo revocatorio.

Pero al llegar a la sede del Poder Electoral, los parlamentarios Milagros Valero, Milagros Paz, María Beatriz Martínez, Conrado Pérez, Marcos Bozo, Juan Requesens y José Antonio Mendoza, sacaron unas cadenas y se ataron a una de las barandas de la institución. ¿La razón? exigían respuesta de los rectores a la petición de la Mesa de la Unidad Democrática de una planilla para reunir firmas y convocar a un revocatorio.

Afuera, grupos identificados con el oficialismo atacaron físicamente a algunos representantes de la prensa y a los diputados José Manuel Olivares, Ismael García y Alfonso Marquina les lanzaron agua sucia. Por más de tres horas los diputados permanecieron encadenados y los oficialistas afuera. “O salen o entramos” gritaban muy cerca del cordón de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía Nacional Bolivariana que custodiaba el ente comicial.

“Nosotros venimos en paz y solo queremos apoyar a la camarada Lucena. Somos pueblo en la lucha y no vamos a permitir que el orden se subvierta”, decía uno de los hombres identificados como oficialista a través de un megáfono. También llamaban por sus nombres a cada uno de los que se había encadenado. Solo permitían la salida del personal del CNE que trabajó hasta las 2 pm por el ahorro energético.

El rector Luis Emilio Rondón fue la única autoridad electoral que bajó a conversar con los diputados. Trató de persuadir para que cesaran la protesta.

Pasadas las tres de la tarde, un pequeño contingente de la GNB decidió sacar a golpes a los diputados y a la prensa que cubría la manifestación. Forcejearon con el diputado Juan Requesens y la diputada María Beatriz Martínez aseguró que los atacaron, a hombres y mujeres, por igual. “Tengo los videos en mi celular. Yo estaba grabando. Las mujeres de Venezuela te responsabilizamos a ti, Tibisay Lucena”, dijo.

Por su parte, Requesens aseguró que seguirán exigiendo en la calle el derecho constitucional de solicitar un referendo revocatorio. “Fuimos agredidos por la GNB. Nos encadenamos porque no queremos más colas ni más hambre. Como Primero Justicia y como Mesa de la Unidad Democrática seguiremos en la calle. Bien, nos sacaron a golpes hoy, pero mañana volvemos, y el sábado y el domingo”, puntualizó a su salida del CNE.

Telefónicamente con Efecto Cocuyo, la diputada María Beatriz Martínez precisó que desde el principio de la protesta hubo una actitud agresiva por parte de los cuerpos de seguridad. Dijo que con una tenaza les cortaron la cadena y en el forcejeo le dieron por el estómago con la base de las tenazas.

“Tenemos un objetivo claro y también es claro el de ellos (CNE), esta es una práctica dilatoria. Dijeron que necesitaban tres días para dar una respuesta y esos tres días se vencieron hoy (jueves) y por eso hicimos una protesta pacífica. Al final no son siete diputados, es el pueblo que nos eligió y al que estamos representando. Queremos una salida por vías constitucionales, no hay gallos tapados, queremos cambiar el modelo político y queremos que Nicolás Maduro no sea más presidente”, aseguró la parlamentaria por la MUD.

Fernández reveló que le dolía “hasta el pelo” producto del forcejeo con la GNB, pero que no tiene lesiones de gravedad.

Posterior a la disolución de la protesta de los parlamentarios, el CNE decidió suspender el directorio. Los viernes las instituciones públicas no trabajan por el ahorro energético, por lo que ahora el lapso de respuesta sobre la planilla se dilata hasta la próxima semana.

EC