Rafael Isea sigue sacando los trapitos rojos rojitos, vea lo que dijo ahora

A- A A+
mayo 12
/ 2016

El ex ministro de Finanzas de Venezuela Rafael Isea ha confirmado ante la Policía española que Hugo Chávez ordenó pagar 6,7 millones de dólares a la Fundación CEPS, de cuyo patronato formaban parte los actuales líderes de Podemos.

Tras ser uno de los hombres de la máxima confianza de Chávez, Isea cayó en desgracia cuando Nicolás Maduro llegó a la Presidencia de Venezuela, a la muerte del líder bolivariano, en marzo de 2013. Ese mismo mes de septiembre, Isea se entregó a las autoridades norteamericanas y se convirtió en testigo protegido de la agencia antidroga DEA, que confía desentrañar así los vínculos entre el régimen chavista y el narcotráfico internacional.

OKDIARIO publicó el pasado 5 de abril un documento, firmado por Hugo Chávez en 2008, en el que el entonces presidente de Venezuela ordenaba abonar 6,7 millones de dólares a la Fundación CEPS para “propiciar [en España] un cambio político aun más afín al Gobierno bolivariano”.

“Aliados de la revolución bolivariana”

El documento cita expresamente a Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Verstrynge como “aliados naturales de la revolución bolivariana”.

Apenas dos semanas después de la publicación,  aún en abril de este año, agentes de la Policía Nacional se desplazaron a Estados Unidos para tomar declaración a Rafael Isea.

Gracias a la colaboración de las autoridades norteamericanas, el interrogatorio se desarrolló en el Consulado General de España en Nueva York, en presencia de un secretario judicial y de personal de la legación diplomática.

Durante su declaración, el que fuera mano derecha de Hugo Chávez y uno de los hombres fuertes del régimen confirmó la autenticidad del documento publicado por OKDIARIO sobre los pagos millonarios a la Fundación CEPS.

Toda la cúpula de Podemos, en CEPS

A lo largo de los últimos años, han formado parte del patronato de esta Fundación Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Sergio Pascual, Luis Alegre y Alberto Montero.

Todos ellos forman parte hoy de la dirección de Podemos salvo ahora Monedero, quien se retiró de la primera fila política después de que se descubriera que intentó defraudar a Hacienda tras cobrar de Venezuela 425.000 euros por redactar un supuesto informe sobre la creación de una moneda única para los países de la órbita chavista.

El documento cuya autenticidad avala Rafael Isea ordenaba abonar 6,7 millones de dólares a la Fundación CEPS en varias anualidades en pago por sus labores de “asesoría” al Gobierno venezolano: 2.492.557 dólares en 2008 y otros 4.273.300 dólares entre 2009 y 2011.

Si se suman las cantidades percibidas desde 2002, la Fundación habría recibido más de 7 millones de euros del régimen chavista. Y sin embargo, en sus cuentas oficiales sólo declaró haber cobrado 3,7 millones de euros del Gobierno venezolano en el mismo período.

Por tanto, o una parte del dinero se quedó por el camino –algo muy frecuente en un régimen tan corrupto como el bolivariano–, o se canalizó por otras vías para hacerlo llegar a los futuros líderes de Podemos, o la Fundación CEPS sólo declaró oficialmente una parte de las ayudas recibidas desde Venezuela.

Rafael Isea fue gobernador de Aragua y ministro de Finanzas del Gobierno de Venezuela. Tras la muerte de Hugo Chávez, en abril de 2013, asumió la presidencia del Banco Alba (en el que estaban integrados varios países de la órbita bolivariana). Pero muy pronto cayó en desgracia ante el Gobierno de Nicolás Maduro y fue destituido del cargo tres meses después.

En septiembre de 2013, abandonó precipitadamente Venezuela tras alcanzar un pacto con la agencia antidroga norteamericana, la DEA, que le recogió en un avión oficial en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, para trasladarlo a Washington junto a su familia.

El Cartel de los Soles

Isea había tenido conocimiento de que el Gobierno de Maduro pretendía culparle del envío de una avioneta procedente de Venezuela que fue interceptada en las Islas Canarias en 2012 con 1,4 toneladas de cocaína.

Antes de enfrentarse a un juicio político en Venezuela, sin ninguna garantía legal, optó por entregarse a las autoridades norteamericanas para informarles sobre los estrechos vínculos de la Administración chavista y el alto mando del Ejército de su país con las redes de narcotráfico internacional.

Tan sólo dos meses después de la entrega de Isea, dos sobrinos de la esposa de Nicolás Maduro fueron detenidos en Haití con un cargamento de cocaína. Tras ser entregados a la DEA, ambos están a la espera de juicio en Nueva York.

Desde hace varios años, la DEA investiga al llamado Cartel de los Soles, integrado por miembros de la cúpula militar venezolana, que estarían canalizando el envío de importantes partidas de cocaína procedente de Colombia hacia Europa y Estados Unidos.

I21