¡Que vida tan dura! Así es la vida de esta es la exjueza chavista en Florida

A- A A+
mayo 09
/ 2016

La exjueza venezolana Belkys Yamira Cedeño Ocariz, una de las altas funcionarias judiciales de mayor confianza del extinto expresidente Hugo Chávez Frías y a quien se le atribuye una serie de actos irregulares que empañan su imagen, es otro de los tantos “personajes” que encontraron en Estados Unidos un lugar para tratar de emprender una vida nueva en la clandestinidad.

Sin embargo, ese interés por ‘romper’ con un pasado tenebroso en su país, iniciando una vida soportada por el capitalismo que tanto cuestiona el chavismo, ha quedado al descubierto tras una investigación periodística de DIARIO LAS AMÉRICAS que muestra a Cedeño como propietaria de una lujosa casa en el municipio de Doral, localidad del condado Miami-Dade que alberga al mayor número de venezolanos en el sur de la Florida y, por tanto, se le conoce como “Doralzuela”.

Pero la exjueza no solo es dueña de una costosa vivienda en el país al que los militantes del partido de Gobierno, en Venezuela, califican como “el imperio”. De igual forma, Cedeño aparece como propietaria de una compañía “de papel”, que tiene un PO Box de correo por sede, pero que exporta “productos” hacia la nación suramericana.

La casa de la exjueza

En el marco de la investigación de prensa acometida por nuestro diario y tomando como fuente de información distintas plataformas de registros públicos en línea, logramos conocer que la residencia de la exjueza Belkys Yamira Cedeño Ocariz está en el 11247 y la 53 Lane, del noroeste del Condado, en la ciudad de Doral, Florida, bajo el código postal 33178.

casa jueza chavista en Florida

Como se puede apreciar en las imágenes logradas por nuestro reportero gráfico Álvaro Mata, el inmueble consta de dos pisos, su jardín exterior se encuentra podado, la parte frontal limpia y el tanque de la basura estaba vacío al momento de realizar el trabajo periodístico.

De acuerdo con el sitio BlockShopper South Florida, la vivienda tiene un área construida de 2.253 pies cuadrados y se erige sobre un terreno de 4.000 pies cuadrados. Su valor comercial es de más de 400.000 dólares, consta de cuatro dormitorios y dos baños, y se construyó en el año 1999.

Un aspecto que llama poderosamente la atención es que entre los vecinos de la exjueza Cedeño, según la misma base de registros de propiedades, hay una persona de nombre Enrique H. Chávez Castro, que tiene una casa a pocos pasos de la que figura a nombre de la exfuncionaria judicial venezolana, con características similares a la de ella en cuanto al tamaño, distribución interna y precio comercial.

No obstante, al filtrar ese nombre en buscadores como Google y en las redes sociales Facebook y Twitter, no existe mayor información respecto a esta persona cuyo apellido es el mismo del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez Frías. Alguien con esa misma identidad está radicado en España, pero no se especifica si es venezolano. (Omitimos la nomenclatura del inmueble).

Cabe señalar, asimismo, que al momento de acometer el trabajo periodístico de campo nos acercamos hasta el inmueble, tocamos a la puerta, hicimos sonar el timbre cinco veces y nadie salió a nuestro encuentro. En el espacio de parqueo de la casa tampoco había ningún vehículo cuando realizamos la vista.

La empresa de Cedeño

Por otra parte, el desarrollo de esta investigación periodística nos condujo a develar que la exjueza Belkys Cedeño figura ante la División de Corporaciones del estado de la Florida como propietaria de la firma Inversiones La Alborada LLC, bajo el documento número L14000003388.

Según la base de datos del ente oficial floridano, la compañía fue creada el 7 de enero de 2014 y su dirección es 10773 y la 58 calle del noroeste, suite 206, en Doral, Florida, bajo el código postal 33178. La casa y el negocio de la exjueza están a poca distancia el uno del otro.

No obstante, en esa dirección opera desde hace “más de 10 años” una franquicia de la compañía de correo UPS, cuyo propietario es un “americano” de nombre Allan Kiblisky, de acuerdo con declaraciones entregadas por un empleado del lugar de quien omitimos su nombre.

Consultado por la dirección que aparece en el registro de la compañía de Cedeño, el empleado dijo que “seguramente ellos [Cedeño y sus socios] registraron esa empresa con un PO Box que aparece con esta misma dirección y la suite 206. Eso algunas veces lo hacen así”.

casa jueza chavista en Florida

Entre tanto, el directorio de negocios de la Florida Bizstanding permite establecer que los socios originales de la compañía son cinco: Belkys Y. Cedeno-Ocariz, Belmy S. Gachassin, Jorge C. Gachassin, Belmy Salcedo y Miguel Salcedo.

Un dato que resulta “interesante” es que cuatro años antes de la creación de Inversiones La Alborada LLC, el nombre de la exjueza se menciona como “importadora” en los registros en línea de una compañía llamada ImportGenius.

Acorde con esa compañía, “Cedeño Ocariz Belkys Yamira es una importadora en Venezuela que importa productos desde Estados Unidos, en Usmia [nombre de un barco]”.

Al respecto, la guía de carga número 5705000000 indica que una importación realizada por Cedeño se recibió a través del puerto de La Guaira, Venezuela, el 1 de julio de 2010. El documento no precisa el tipo de carga ni su valor comercial.

¿Quién es la exjueza Cedeño?

La abogada Belkys Yamira Cedeño Ocariz fue presidenta del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, y desde esa posición, según versiones de fuentes de entero crédito, formaba parte de la organización delincuencial llamada “banda de los enanos”, que manipulaba juicios penales y no penales.

Como presidenta del Circuito, la exjueza era la encargada por “el régimen” de materializar las órdenes que el fallecido expresidente Hugo Chávez daba a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, para manipular los juicios políticos desde la distribución de los expedientes hasta las sentencias.

Cedeño fue actor principal en juicios “muy sonados” como los de Carlos Ortega, Danilo Anderson, Iván Simonovis y Oswaldo Álvarez Paz, entre otros. De la exfuncionaria judicial aún se dice en Venezuela que “era una especie de comisario político del régimen”.

Como bien lo recuerdan algunos miembros de la oposición, no hay caso políticamente importante en que Cedeño no haya participado para violar los derechos humanos de quienes pensaban y actuaban apartados de las líneas trazadas por el chavismo.

Más tarde la exjueza Cedeño fue destituida por “abuso de poder” cuando otro grupo de chavistas tomó el control del sistema penal venezolano, lo que ocasionó su repentina salida del país y que aparentemente se radicara en tierras estadounidenses, lo que todavía es un misterio por resolver.

DLA