¡Prohibido olvidar! La carta que envió Chávez a la CEV pidiendo amnistía

A- A A+
abril 01
/ 2016

Así como para el chavismo hay golpes buenos y golpes malos, el derecho de absolución también es selectivo, pues quienes hoy niegan la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, sancionada este martes por el Parlamento, hace 23 años pedían una ley de Amnistía o sobreseimiento para los golpistas del 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, invocando de igual manera “la reconciliación, tranquilidad y paz social”, según lo expuesto en una carta enviada a Monseñor Ovidio Pérez Morales, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) para el momento.

“Con la libertad de quienes nos encontramos en cada una de las ‘cárceles de la dignidad’, como se ha hecho conocer ante el pueblo venezolano; es una fórmula para buscar la reconciliación, tranquilidad y paz social, y así poder frenar la grave crisis política que hoy atraviesa el país, con el deseo de encaminar hacia la confianza colectiva y la normalidad de Venezuela”, señala la misiva firmada el 31 de julio de 1993 en San Francisco de Yare por Hugo Chávez Frías, en calidad de comandante del MBR-200 y ocho miembros más del movimiento golpista.

Chávez pidiendo amnistía

Las contradicciones del oficialismo están a la orden del día. Francisco Torrealba, diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), dijo este martes durante la aprobación de la ley que el texto “protege a violadores de derechos humanos, a quienes han dado golpes de Estado”; en el mismo orden de ideas, el presidente Nicolás Maduro adelantó que vetará la ley porque “protege a asesinos”; insistiendo en la supuesta culpabilidad de Leopoldo López por las 43 muertes registradas durante las protestas de febrero de 2014; todo esto tal vez obviando que la amnistía o sobreseimiento que pedían en 1993 era para los autores de dos intentos de golpes de estados, los cuales dejaron un saldo de al menos 203 muertos, según cifras oficiales.

El documento que contiene 29 artículos permitiría la liberación de al menos 80 presos políticos. Durante la maratónica sesión para su aprobación en segunda discusión y sanción definitiva, la oposición no desaprovechó la oportunidad para recordarle al oficialismo su urgencia por aprobar una ley similar en el pasado. El diputado Roberto Alcalá rechazó que la bancada del Gobierno calificara el instrumento legal como “ley de amnesia”, recordándoles los alzamientos militares de 1992. “Ellos hablan de una ley de amnesia y olvidan los sucesos de hace 24 años. Ellos pidieron amnistía para los involucrados en golpes de Estado, nosotros lo hacemos para inocentes”.

 30

29

EC