Portugal pide refuerzos ante terrible incendio forestal

Más de 2.000 bomberos seguían luchando este lunes en Portugal para controlar grandes incendios forestales en la región central del país, donde un fuego mató a 62 personas, mientras crecían las críticas a las autoridades por no haber hecho más por impedir la tragedia.

Estaba previsto que este lunes llegaran refuerzos de España, Francia e Italia, incluidos cuatro aviones para arrojar agua sobre las llamas, dentro de un programa de cooperación de la Unión Europea, mencionó AP.

Sin embargo, grandes humaredas impedían el despliegue de aeronaves para descargar agua sobre el fuego en el centro del país.

Un descenso de la temperatura durante la noche ayudó a los bomberos a controlar parte de las llamas, según explicó a la prensa el comandante de protección civil Elisio Oliveira, pero algunos de los fuegos seguían avanzando por zonas inaccesibles en cadenas montañosas unos 150 kilómetros al norte de Lisboa.

Portugal guardaba tres días de luto nacional por la muerte de 62 personas el sábado por la noche en torno a la localidad de Pedrógão Grande, de lejos la peor cifra de víctimas en un incendio documentada en el país.

Los diversos fuegos se veían avivados por un calor abrasador -con temperaturas que superaron los 40 grados Celsius-, así como fuertes vientos y maleza seca tras varias semanas sin apenas lluvias. La región está cubierta de un denso bosque en colinas escarpadas.

Mientras tanto, el destacado grupo de presión ecologista portugués Quercus emitió un comunicado el lunes atribuyendo los incendios a “errores de administración forestal y malas decisiones políticas” de varios gobiernos en las últimas décadas.

La asociación arremetió contra las autoridades por permitir la siembra masiva de eucaliptos, la especie comercial más habitual y rentable en el país pero a la que se acusa a menudo de avivar las llamas. Quercus añadió que los organismos oficiales no hicieron suficiente para coordinar la prevención de incendios forestales.

Se ha criticado a los servicios de emergencias por no cerrar una carretera donde ocurrieron 47 de las muertes, que la gente utilizaba para huir del fuego el sábado por la noche. El gobierno ha admitido que en ocasiones, los grandes incendios provocan una caída de las comunicaciones.

Los incendios forestales son una lacra anual en Portugal. Entre 1993 y 2013, el país registró el mayor número de incendios forestales anuales de toda la Europa Meridional, que también engloba a España, Francia, Italia y Grecia, según un reporte publicado el año pasado por la Agencia Medioambiental Europea, a pesar de que es el más pequeño de esos países.

El Gobierno anunció en marzo una batería de nuevas medidas contra incendios forestales. El plan incluía restricciones a las plantaciones de eucaliptos y un programa simplificado y más sencillo de registro de propiedades en un intento de aclarar qué tierras se estaban abandonando.

No todas esas reformas han entrado en vigor aún.

El 35% de Portugal está cubierto por árboles, ligeramente por encima de la media del 31% en la UE de 28 países. La industria maderera, especialmente la producción de pulpa de papel, supone en torno al 3% del Producto Interno Bruto.

El fuego presenta cuatro frentes en el distrito boscoso de Leiria, 200 kilómetros al noreste de Lisboa, informó la agencia de noticias Lusa citando a portavoces de los bomberos y Protección Civil, agregó DPA.

El fuego amenaza a varios pueblos y está cerca de alcanzar también los vecinos distritos de Coimbra y Castelo Branco. Diez habitantes del pequeño pueblo de Aguda fueron evacuados este lunes.

Protección Civil informó que en la región alrededor del municipio de Pedrógão Grande luchan contra el fuego 2.000 bomberos con casi 300 camiones y cuatro hidroaviones. Las labores de extinción se ven dificultades por la sequía, temperaturas de más de 30 grados y fuertes vientos.

Las autoridades advirtieron de que el número de muertos puede ir en aumento, ya que los equipos de lucha contra el incendio aún no han podido acceder a algunas zonas, informó ante la prensa el secretario de Estado del Ministerio de Interior, Jorge Gomes. En la noche del domingo, la ministra de Interior, Constança Urbano de Sousa, había cifrado el número de heridos en 62.

Este lunes comenzó el duelo nacional de tres días decretado por el Gobierno. El incendio forestal es el que más víctimas mortales ha causado en Portugal desde que comenzaron los registros..

El fuego se desató el sábado después de que un rayo cayera en un árbol en Pedrógão Grande. Debido a los fuertes vientos, las llamas se propagaron rápidamente y convirtieron una carretera cercana en un trampa mortal para los automovilistas. Según medios portugueses, al menos 30 personas murieron quemadas en el interior de sus vehículos.

Unas 20 personas sobrevivieron milagrosamente al fuego dentro de un gran contenedor de agua.

El incendio en la región, escasamente poblada y dominada por pinos y eucaliptos, también destruyó decenas de casas. Muchas de las personas afectadas se encuentran en estado de shock. Una mujer mayor gritó llorando: “Este es el fin del mundo”. Otra mujer dijo a la emisora televisiva RTP: “Hemos perdido todo, nuestra casa, nuestros animales, todo”.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.