¿Por qué la Asamblea no ha resuelto los problemas del país?

A- A A+
enero 30
/ 2016

Juana Hernández está instalada en una cola en una bodega en La Campiña. Ella votó el 6 de diciembre por un cambio, pero sigue esperando su turno para comprar leche. Paolo Márquez, el niño de 8 años con cáncer que robó la atención de las cámaras en el Parlamento el martes 26 de enero al presentarse en el hemiciclo con un tapabocas, no encuentra aún el medicamento oncológico Methrotrexate. La madre de los hermanos Leopoldo y Daniel Díaz-Ruiz, asesinados en un apartamento de La Castellana a finales del año, no sale del shock y sigue sin hablar. Perdió la fe.

A pesar de la desesperación de muchos ante el incremento de la crisis económica y la inseguridad, las expectativas de cambio en el país compiten con una realidad que no puede ser modificada en 30 días. La labor de la Asamblea Nacional, cuyo período legislativo inició el 5 de enero bajo el control de la oposición, está obligado a cumplir procedimientos y tiempos específicos, según las leyes.

Desde hace tres semanas, el nuevo Parlamento impuso un nuevo ritmo en el acontecer político al iniciar investigaciones e interpelar a figuras del chavismo en temas de sumo interés.

Un ejemplo de ello fue el miércoles 28 de enero cuando la presidenta de la estatal Hidroven, Siboney Tineo, compareció ante las comisiones de Ambiente y de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional. Aunque con la interpelación no resolvió la escasez del agua, las autoridades hidrológicas dieron la cara, algo inusual en 17 años del chavismo en el poder. Se espera que el próximo martes comparezca la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien deberá pronunciarse sobre los 28.000 homicidios sucedidos en el país en 2015, según cifras de ONG.

Y es que son muchas las expectativas en torno a la AN opositora. El oficialismo, con sus medios de propaganda, asegura que la oposición no ha podido responder a la crisis del país. Ante ello, es necesario conocer los alcances que tiene el legislativo y su función con los otros poderes del Estado.

¿Cuáles son las funciones de la Asamblea?

La Constitución Nacional es la que determina tres funciones fundamentales del Poder Legislativo. “La representación, la legislación y el control”, resumió el abogado y ex secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo.

De acuerdo a la función representativa, la AN es foro del pluralismo político, social y regional de la sociedad venezolana. De allí que sus debates aspiren reflejar las preocupaciones e intereses de sus representados, “lo cual no venía haciendo en los años precedentes”, acotó Aveledo.

“Por la función legislativa, que el Parlamento venía dejando en manos del Ejecutivo a través de sucesivas habilitaciones, es el órgano natural para dictar las leyes que el país requiere. Pueden ser leyes nuevas, reformas de leyes existentes o derogatorias de normas vigentes”, explicó.

La tercera función es la de control o contraloría que “se ejerce a través de las aprobaciones, las autorizaciones, uno de cuyos más importantes aspectos es el control del gasto público vía presupuesto, créditos adicionales y el endeudamiento; y las investigaciones, interpelaciones y preguntas”, explica.

No se debe olvidar que la Asamblea no gobierna. “Legisla, controla, representa, pero no gobierna. Es al Ejecutivo al que le compete gobernar”, añadió Aveledo. El Congreso puede influir en asuntos como la escasez mediante la legislación, pero siempre será el Ejecutivo el encargado de hacerla cumplir.

¿Qué están haciendo los nuevos parlamentarios?

Para muchos, la Asamblea Nacional abrió las puertas a las actuales inquietudes de la gente. El martes 26 de enero, a familiares de personas fallecidas por la escasez de medicamentos se les cedió la palabra en la sesión ordinaria. Richard Medina y John Pérez intervinieron para contar sus casos y hacer conciencia sobre la crisis sanitaria que vive el país.

“Soy el padre de Ricardo Andrés Medina, el padre de un niño que falleció de un cáncer de pulmón el 14 de diciembre de 2015”, se presentó. “Mi hijo murió, y estoy como venezolano y como padre solicitando que dejen de politizar la salud, porque mi hijo de tres años nunca eligió a nadie. No tuvo la oportunidad por falta de un medicamento. Si la muerte de Ricardo Andrés ayuda a que se consolide la unión, mi hijo será el prócer más pequeño de toda Venezuela”, añadió.

Mientras esto sucedía, en la Comisión de Desarrollo Social presidida por el diputado opositor Miguel Pizarro, centrales sindicales, corrientes y movimientos de base “que tenían años sin ser escuchados en la AN protagonizaron una reunión de trabajo” para abordar la crisis que vive la clase trabajadores, como informó el parlamentario.

¿Para qué sirven los acuerdos que se aprueban en el hemiciclo?

Los acuerdos de la Asamblea pueden ser vinculantes cuando se refieren al propio trabajo parlamentario. “Por ejemplo, se acuerda que la Comisión de Contraloría investigue un asunto determinado. También pueden ser exhortos, no vinculantes, pero que le hacen saber al Ejecutivo el parecer del cuerpo legislativo en un asunto determinado, lo cual puede tener incidencia práctica más adelante, como cuando se discute el proyecto de presupuesto”, señaló Aveledo. Un ejemplo de esto, es el acuerdo aprobado el martes pasado que exhorta al presidente Nicolás Maduro a declarar  la crisis humanitaria en salud.

Hacer leyes, “¿soplar y hacer botella?”

Dentro de la función legisladora explicada por Aveledo, para aprobar leyes se requiere de un lapso. El proceso de formación de las leyes está descrito en los artículos 202 a 218 de la Constitución. Se aprueban por mayoría simple, salvo  aquellas cuyo carácter orgánico lo decida la Asamblea y no esté establecido directamente en la Constitución, en cuyo caso requieren dos tercios para calificarlas como tales, explica Aveledo. “Pueden proponer leyes el Ejecutivo en cualquier área, otros órganos del Poder Público en el área de su competencia y las comisiones parlamentarias y tres diputados. También los ciudadanos en número no menor al 0,1%”.

Todos los proyectos deben pasar el trámite parlamentario de dos discusiones y consultas obligatorias.

Sancionada (aprobada) la ley por la Asamblea, es enviada al Presidente de la República quien deberá firmarla y promulgarla en Gaceta Oficial o devolverla al Parlamento con observaciones. Los diputados podrán hacer modificaciones o insistir en la forma original y volverla a enviar al Ejecutivo, quien ya no podrá hacer nuevas observaciones.

Si el Presidente de la República se niega a firmar la Ley o no lo hace en los lapsos establecidos, la Ley entrará en vigencia con la firma del presidente de la Asamblea Nacional y sus dos Vicepresidentes.

Aún así, pudiera el Presidente de la República, antes de firmar, solicitar un pronunciamiento a la Sala Constitucional sobre la constitucionalidad de la ley.

Es la Sala Constitucional quien tiene la última palabra. La oposición se cuestiona. Sumado a las denuncias de parcialidad de la Sala Constitucional, el presidente del legislativo Henry Ramos Allup expresó “El TSJ es la escopeta de Miraflores”.

EE