Ponga en práctica estos 8 consejos para llevar una vida más sana con poco tiempo

A- A A+
marzo 08
/ 2016

Como somos conscientes del poco tiempo con el que cuentan muchos, en esta ocasión hemos querido recopilar 8 interesantes consejos para llevar una vida más sana sin perder un solo minuto.

La falta de tiempo es una de las excusas más comunes que tienen las personas para no adoptar hábitos de vida saludables.

Las múltiples ocupaciones en el trabajo, la universidad o las tareas del hogar suelen sobrecargarnos tanto que descuidados otros aspectos primordiales como la buena alimentación y el ejercicio.

El principal problema es que, a mediano y largo plazo, el cuerpo nos pasa factura desarrollando una serie de trastornos y enfermedades que desmejoran de forma significativa la calidad de vida.

Por esta razón siempre se ha hecho un llamado de atención para que todos incorporen buenas costumbres en su día a día. Si bien algunas no parecen ser primordiales, su práctica diaria es la mejor forma de conservar la salud.

Como somos conscientes del poco tiempo con el que cuentan muchos, en esta ocasión hemos querido recopilar 8 interesantes recomendaciones llevar una vida más sana sin perder un solo minuto.

8 consejos para llevar una vida más sana con poco tiempo

1. Modifica tu lista de compra

Empieza por decirle no a la comida chatarra que venden en la calle y a esos alimentos procesados que ofrecen soluciones rápidas de alimentación.

Una buena alimentación empieza al comprar alimentos saludables y ricos en nutrientes. Céntrate en encontrar productos frescos y aleja los refinados.

Los recomendados:

Frutas y verduras de todo tipo.
Carnes magras.
Pescados o mariscos.
Cereales integrales.
Semillas y frutos secos.

2. Prepara los alimentos desde el domingo

El domingo suele ser un día perfecto para elaborar nuestros planes de alimentación. Como tenemos más tiempo que cualquier otro día, podemos dejar listos algunos de ellos para que no nos quiten esos ratos entre semana.

Por ejemplo, puedes dejar los vegetales cortados en el refrigerador y las carnes en sus respectivas porciones. Así podrás emplear menos tiempo preparando tus platos y evitarás la tentación de comer en la calle.

3. Procura despertarte minutos antes de lo habitual

En lugar de trasnochar revisando el móvil o la computadora, trata de acostarte temprano para despertar 15 o 20 minutos antes al día siguiente.

Esos valiosos minutos que tendrás adicionales podrán servirte para hacer un poco de ejercicio, desayunar tranquilo o preparar un té adelgazante.

Lo importante es que busques aprovecharlos en algo positivo que de una u otra forma contribuya a tu bienestar.

4. Consume agua tibia con limón

El agua tibia con limón en ayunas es un hábito desintoxicante que no nos lleva más de 3 minutos y, a cambio, ofrece increíbles beneficios al cuerpo.

Su consumo diario mantiene la buena digestión, alcaliniza la sangre y apoya la función del metabolismo para que tenga un mejor ritmo durante la jornada.

5. Elige un snack sano en lugar de procesados

Los aperitivos procesados lucen muy atractivos pero no son saludables. Estos suelen contener demasiadas calorías y una serie de sustancias añadidas que no le hacen bien al cuerpo.

Si en lugar de estos eliges, por ejemplo, una taza de fruta o cereales, batidos de vegetales o semillas, le estarás dando al cuerpo un extra de nutrición mientras calmas la sensación de hambre.

6. Prueba una rutina de ejercicio corta

Con una rutina de 10 o 15 minutos podrás hacer mucho por tu cuerpo. En lugar de recostarte en el sofá o quedarte minutos adicionales en la cama, activa tu cuerpo y realiza una sesión de ejercicios intensos.

Esto te ayudará a mejorar tu rendimiento físico y mental y, además, reduce el estrés y previene enfermedades de los huesos y las articulaciones.

Algunos recomendados:

Las sentadillas.
Los abdominales.
Flexiones de brazos.
Bicicleta.
Saltar la cuerda.
Bailar.

7. Incrementa el consumo de agua

Ingerir agua mientras trabajas o cumples con tus labores no te quitará tiempo y será muy bueno para todo tu organismo.

El agua es indispensable para apoyar la función de los órganos del cuerpo y procesos como la desintoxicación y el metabolismo.

Se recomienda tomar entre 6 y 8 vasos al día, incluyendo la que proviene de las frutas.

8. Consume un desayuno saludable

Algo que no se nos podía pasar es recordarte que el desayuno es la comida más importante del día. Este debe ser completo y con los nutrientes necesarios para tener buenas energías para afrontar el resto de la jornada.

Un simple té con galletas no cuenta como sano. Lo aconsejado es que incluyas una fuente de fibra, antioxidantes y proteínas.

Los recomendados:

Cereales integrales.
Frutas y vegetales.
Jugos o smoothies.
Yogur y queso.
Frutos secos.

Como puedes ver, son maneras muy simples de cuidar nuestra salud y nuestro cuerpo. Solo necesitas un poco de voluntad y disciplina para cumplirlas todos los días.

 

I21