Ponga en práctica estos 6 remedios naturales para mejorar la audición

A- A A+
febrero 29
/ 2016

Por fortuna, gracias a las propiedades de algunos ingredientes naturales, se puede combatir los problemas de la audición desde sus primeras etapas para que no avance a niveles irreversibles con algunos remedios naturales

La pérdida de la audición es una condición que afecta a más del 30% de las personas mayores de 70 años, aunque también suele darse en edades más tempranas.

De hecho, se cree que inicia de forma progresiva desde los 20 años, acelerándose aún más a partir de los 50 años.

Este deterioro se va produciendo por la destrucción gradual de las células ciliadas, que se encargan de percibir el sonido en el oído interno.

Pese a que en pocos casos se produce sordera total, la disminución de la audición supone un problema para quien empieza a padecerla.

En esta ocasión queremos compartir las 6 remedios naturales que te ayudarán a mejorar la audición

1. Aceite de ajo

Las propiedades antibióticas del ajo son muy útiles para combatir las bacterias o virus que causan infecciones en varias partes del cuerpo.

La mezcla de su extracto con aceite de sésamo hace un producto interesante para cuidar el canal auditivo y prevenir la sordera.

Ingredientes
1 cucharada de aceite de sésamo (15 g)
1 diente de ajo

¿Cómo prepararlo?

Para empezar, tendrás que triturar bien el ajo hasta obtener una pasta.

A continuación, calienta el aceite y rehoga el ajo durante un par de minutos.

Mientras está en la sartén, presiona el ajo para que suelte todos sus extractos.

Luego, empapa un trozo de algodón con el aceite y coloca un par de gotas en los oídos.

Utilízalo varias veces a la semana.

2. Infusión de ginkgo biloba

La infusión de esta popular planta es un gran complemento para mantener los oídos saludables y libres de trastornos como los molestos zumbidos o tinnitus.

Sus propiedades mejoran el flujo de la sangre hacia el cerebro y de esta forma aumenta el abastecimiento de oxígeno.

Ingredientes
1 cucharada de ginkgo biloba (10 g)
1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararla?

Calienta la taza de agua y cuando llegue a ebullición, añade la cucharada de ginkgo biloba y apártalo del fuego.

Tápalo y déjalo reposar unos minutos.

Cuando esté apta para el consumo toma una taza al día.

3. Jugo de cebolla y ajo

Las propiedades medicinales de la cebolla y el ajo se han valorado desde la antigüedad.

En este caso la mezcla de ambos hace un potente remedio para cuidar la salud auditiva y prevenir su deterioro.

Ingredientes
1 cebolla
2 dientes de ajo

¿Cómo prepararlo?

Extrae el jugo de la cebolla y los dientes de ajo crudos, mézclalos y consúmelos una vez al día.

Le puedes agregar un poco de miel para mejorar el sabor.

4. Aceite de oliva

La aplicación de un par de gotas de aceite de oliva reduce la presencia de bacterias en el oído y combate infecciones comunes como la otitis.

Ingredientes
Aceite de oliva (el necesario)
1 trozo de algodón

¿Cómo prepararlo?

Calienta un poco de aceite de oliva extra virgen, a una temperatura que sea soportable.

Cuando esté apto para su uso, sumerge un algodón y aplica en los oídos una o dos gotas.

Úsalo también para eliminar el exceso de cera acumulada.

5. Saúco

El vapor que despide la cocción de saúco tiene efectos muy similares a los del aceite de oliva. Su uso ante infecciones de oído acelera la recuperación y protege el nervio auditivo.

Ingredientes
2 cucharadas de flores frescas de saúco (20 g)
½ litro de agua.

¿Cómo prepararlo?

Introduce las flores frescas de saúco en una olla con medio litro de agua y déjalo hervir durante 5 minutos a fuego lento.

Cuando esté listo, coloca los oídos cerca del vapor, con cuidado para no sufrir quemaduras.

Déjalo absorber el vapor por unos minutos y repite este mismo proceso varias veces a la semana.

6. Mejorana

El zumo que se extrae de la planta fresca es muy útil para proteger el oído de la sordera y varias infecciones que afectan su salud.

Ingredientes
Hojas y tallos de mejorana

¿Cómo prepararla?

Exprime las hojas y los tallos de la planta hasta obtener un líquido.
Usa el jugo para tratar los oídos, agregándoles varias gotas.

Los remedios aquí citados son un complemento a los tratamientos y recomendaciones dadas por el médico cuando existen riesgos de sufrir pérdida auditiva.

Se debe elegir solo uno de ellos para que las mezclas de ingredientes no causen efectos negativos; además, en caso de sospechar enfermedades del oído de mayor cuidado, es mejor acudir al especialista.

I21