¡Polémico! Lo que dijo Correa sobre los “efectos de paz” en Colombia

A- A A+
junio 26
/ 2016

El presidente Rafael Correa expresó el sábado que Ecuador está preparado para enfrentar posibles efectos negativos por el proceso de paz en el vecino Colombia, el cual tendrá un “costo” para su país.

La paz en Colombia “no implica que no tendremos peligro, costo, pero estamos preparados”, dijo el mandatario durante su informe semanal de labores.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el máximo jefe de la guerrilla de las FARC, Timoleón Jiménez (“Timochenko”), firmaron el jueves en La Habana un pacto de alto al fuego definitivo que pondrá fin a un enfrentamiento de 52 años.

Correa señaló que analistas, a los que no identificó, consideran que el acuerdo de paz entre el gobierno de Santos y las FARC podría repercutir negativamente en Ecuador debido a que una parte de los rebeldes no se desmovilizarán y que cometerán actos delincuenciales.

“Eso puede afectar la frontera norte (de Ecuador con Colombia). Nos hemos preparado de mejor manera para aquello, le venimos dando seguimiento a esto hace tiempo”, agregó.

El gobernante ecuatoriano también indicó que el alto el fuego bilateral definitivo con la principal guerrilla colombiana “es un gran logro de nuestro querido amigo Juan Manuel Santos”.

“Eso es algo increíble, una gran noticia para toda América”, enfatizó Correa.

Aunque en julio podría firmarse el acuerdo global de paz, “ya está todo dado, es un logro impresionante del gobierno de Juan Manuel Santos, un regalo histórico a Colombia y a toda América Latina”.

Ecuador acogerá diálogos de paz entre el gobierno de Colombia y ELN, la segunda guerrilla de ese país.

Los diálogos, para los cuales no se ha definido una fecha, también se realizarán en Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, que junto con Noruega serán los garantes de este otro proceso de paz.

El conflicto colombiano ha involucrado durante más de cinco décadas a guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, con un saldo de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.