¡Pa’ lante! Anna Vaccarella recibe “pequeñas buenas noticias” (Detalles)

A- A A+
enero 26
/ 2016

Meses después de que Anna Vaccarella revelara que padece Linfoma no Hodgkin y compartiera semana tras semana el proceso para atacar la enfermedad, el 1 de febrero la comunicadora social será intervenida por el médico Sergio Giralt, en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, en aras de darle la batalla final al cáncer.

“Lo que hasta ahora tenemos son pequeñas buenas noticias que se han ido acumulando desde el 4 de enero, fecha en la que ella llegó allá. Desde ese día ha estado sometida a muchísimos exámenes, análisis, pruebas y todas, gracias a Dios, han sido pequeñas buenas noticias que se van acumulando”, cuenta su esposo Román Lozinski.

El locutor refiere que Vaccarella ingresará hoy al hospital y el próximo lunes le harán un trasplante de médula. “A partir de ahí comenzará todo el proceso de recuperación y de observación que tiene sus días muy delicados, como marcó el doctor en el cronograma, y ya después todo será trabajo de Anna, de echarle pichón y salir adelante”.

Lozinski habla con detalle de la intervención que se le realizará a su compañera sentimental y madre de dos hijas. “El de Anna es un Linfoma no Hodgkin de células grandes difusas tipo B con una doble translocación, que es lo que lo hace un poco más particular y distinto en el ataque de la enfermedad (…) A ella se le hará un trasplante autológico, es decir, con parte de sus mismas células, por lo que las posibilidades de rechazo son muy inferiores. No hay donantes de por medio. Todos son puntos que van acumulándose en beneficio de Anna para que tenga un mejor pronóstico”.

Faltando menos de una semana para la operación, Lozinski ofrece un gran angular de cómo están los ánimos de su esposa y de su familia. “Bien. Anna está de muy buen ánimo, un poco ya a la expectativa, cuando se acerca la fecha con, por supuesto, algo de nervios; y las morochas están bien. Creo que hicimos lo correcto. Hicimos una transición interesante en el momento en el que dejamos a Anna en Nueva York, hasta que regresamos a Venezuela; y luego con el colegio y con mucho apoyo de las maestras, de los psicólogos. Echándole pichón de sol a sol”, refiere él.

Justo ayer, el cantante Yordano cumplió un año de haber sido transplantado. “A Yordano lo vimos estando yo allá. Después Anna se lo encontró una vez más en la sala de espera del doctor y luego ha tenido contacto permanente con su esposa, que se ha portado de maravilla porque Anna estará viviendo allá por unos meses y debe atender demasiadas aristas: la comida, dónde se queda, locales cercanos que le puedan servir de utilidad”, enumera.

Además de todo lo que implica su operación, Vaccarella también debe enfrentar las inclemencias del clima. “Esta mañana estaba en 1 C, pero ha estado en -11 C. Nueva York ha estado muy fría y la tormenta de este fin de semana fue brutal. De hecho, hoy hablé en mi programa de televisión con un experto petrolero venezolano que está en Washington y tenía 70 centímetros de nieve. Y Nueva York no está muy distinto. Han sido días muy duros”.

A un click

Los Lozinski-Vaccarella han apelado a la tecnología como una aliada para estar en contacto. “Estamos comunicados por WhatsApp todo el día. A las morochas les dejo en la casa una tableta con el FaceTime instalado, de manera que ellas sólo tengan que abrirla, darle al ícono y llamar a mamá. A mediodía trato de comer con ella. Y en la noche, cuando llego de la radio, abro la aplicación y compartimos un rato largo con ella”, agrega.

Mientras sobrellevan así el día a día, el comunicador ya planea el reencuentro. “De repente, ya cuando tenga que regresar, a lo mejor yo la voy a buscar. Todavía falta por decidirse, porque depende de cuándo sea la intervención. Podemos calcular lapsos y tiempos, cuándo va a ser la etapa dura, crítica, cuándo será la etapa en la que estará más tranquila. Es una operación en la que le bajan las defensas al paciente y por esos los cuidados son extremos”.

@yolimer

EU