¡Ojo! Para evitar envejecer antes de tiempo no comas estos alimentos

A- A A+
junio 20
/ 2016

La mayoría de las personas busca métodos y tratamientos que les permita evitar los signos de la edad tanto en la piel como en la salud.

No en vano muchos adquieren cremas, geles y otros productos cosméticos que se pueden incluir en la rutina diaria para lograr este objetivo.

Lo que algunos no tienen en cuenta es que, más allá de estos remedios externos, hay hábitos que tienen una fuerte relación con el proceso de envejecimiento.

i bien algunas buenas prácticas contribuyen a prolongar la juventud, existen otras que son perjudiciales y aceleran este proceso.

Entre esto está demostrado que la alimentación desempeña un papel principal.

Mientras que las frutas y vegetales protegen frente al daño celular, otras comidas afectan de forma directa la calidad de la piel y las funciones del cuerpo.

El agravante de todo es que muchos desconocen el daño que le hacen al organismo al ingerir de forma continua algunos de los productos que venden en el mercado.

Por esta razón, hoy queremos hacer una mención especial a los 7 más comunes con el fin de ayudarte a evitarlos.

¡Descúbrelos!

1. Productos que te hacen envejecer: grasas trans

Las grasas trans son un tipo de ácido graso insaturado que se encuentra en grandes cantidades en alimentos procesados como las patatas de paquete, los pasteles o la margarina, entre otros.

Su consumo excesivo tiene un fuerte vínculo con el riesgo de padecer obesidad y enfermedades del sistema cardiovascular.

Los expertos aseguran que su abuso conduce a un desequilibrio peligroso en los procesos inflamatorios del cuerpo, el cual se vincula con el envejecimiento prematuro.

2. Sal refinada

Por desgracia para todos, la sal refinada es un producto cotidiano que hace parte de la mayoría de platos y comidas que ingerimos al día.

Sus cantidades excesivas en el cuerpo aumentan la retención de líquidos y es uno de los factores que provoca presión arterial alta.

Dado que el organismo tiene que multiplicar sus esfuerzos para eliminarla, su ingesta descontrolada influye en la aparición de arrugas y signos tempranos de la edad.

3. Carnes procesadas

Los productos cárnicos procesados siempre lucen suculentos y frescos. Sin embargo, detrás de ese aspecto tan atractivo se esconden una gran cantidad de conservantes y productos químicos que incrementan la inflamación y los problemas de la piel.

El jamón, la salchicha, el tocino y alimentos similares impiden que se produzca la cantidad necesaria de colágeno, una proteína vital para la salud y la belleza cutánea.

Esta es la que se encarga de mantener la elasticidad y juventud de la piel, pero también tiene que ver con el cabello, la salud ósea y articular.

4. Azúcar

La azúcar refinada y todos los dulces que se elaboran con la misma son causas principales de diabetes, obesidad y celulitis.

Pese a ser uno de los productos más comercializados y consumidos, sus efectos negativos son innegables y están comparados con los que provocan ciertas drogas.

El principal problema es que genera una fuerte adicción y suele ser muy difícil suprimirla o sustituirla por alternativas más saludables.

5. Jarabe de glucosa o fructosa

El jarabe de glucosa es un sustituto barato del azúcar que se utiliza en la elaboración de dulces comerciales, refrescos y gran cantidad de productos enlatados.

Su función es la de dar un sabor más agradable a los alimentos y también prolongar su proceso de conservación.

No obstante, está comprobado que su ingesta incrementa el riesgo de daños en los riñones, insuficiencia cardíaca y problemas dentales.

Como era de esperarse, también tiene efectos negativos en la calidad de la piel, al disminuir el colágeno y provocar flacidez.

6. Alcohol

En cientos de oportunidades nos han advertido de los peligros a los que conduce el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

Sus sustancias tóxicas son metabolizadas en el hígado y con el tiempo pueden afectar sus funciones principales.

La exigencia para neutralizar las grandes cantidades impiden que que este órgano realice sus tareas de forma óptima y, a la larga, todo se reflejará en el estado de la piel y los problemas de salud.

7. Harinas refinadas

Las harinas refinadas y todos sus derivados fomentan el proceso de inflamación y conducen al desarrollo de patologías crónicas.

Consumirlas en cantidades descontroladas aumenta el riesgo del daño oxidativo por la acción de los radicales libres y conduce al desequilibrio metabólico.

Como consecuencia se genera un deterioro notable en la salud y disminuye la producción de las sustancias que mantienen la piel joven.

En resumen se podría decir que tanto tu salud como el estado de tu piel dependen del estilo de vida que quieres llevar.

Si tomas la decisión de modificar tu dieta y evitar estos productos dañinos podrás sentir en poco tiempo una mayor sensación de bienestar.

MCS