Nuevo gobierno de Brasil rechaza a “bolivarianos” y a Unasur

A- A A+
mayo 14
/ 2016

El nuevo Gobierno de Brasil rechazó hoy las opiniones proferidas por la Unasur, por los Ejecutivos de Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua y por la Alba en relación a la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff.

En sendos comunicados de la Cancillería, Brasil acusa a los “bolivarianos” de “propagar falsedades” y “repudia” las declaraciones del secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, que considera “incompatibles” con su cargo.

“Tales juicios e interpretaciones del secretario general son incompatibles con las funciones que ejerce y con el mandato que recibió del conjunto de países suramericanos en los términos del Tratado Constitutivo y del Reglamento General de la Unasur”, dice el comunicado en alusión a Samper.

Después de que el Senado decidiera este jueves apartar a Rousseff de sus funciones, al aprobar el inicio del juicio político destituyente en su contra, y de que la mandataria fuera sustituida de forma temporal por el vicepresidente Michel Temer, Samper afirmó que en Brasil hay actores “que están haciendo política sin responsabilidad” y “comprometiendo la gobernabilidad democrática de la región”.

Estas declaraciones, según la Cancillería brasileña, presentan argumentos “erróneos” que dejan entrever “juicios de valor infundados y prejuicios contra el Estado brasileño” y “hacen interpretaciones falsas” de la Constitución.

El Ministerio de Relaciones Exteriores subraya que “la realidad es opuesta” a lo expresado por Samper, quien señaló que las conquistas de la sociedad brasileña se encuentran “en peligro”.

En relación a los países del bloque bolivariano, la Cancillería resaltó que el proceso político interno de Brasil se desarrolla “en absoluto respeto a las instituciones democráticas y a la Constitución”.

UR