El nuevo arrebato de Dilma Rousseff contra la prensa

A- A A+
junio 05
/ 2016

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, atribuyó hoy a una campaña calumniosa de la prensa las denuncias publicadas este sábado en diferentes medios de comunicación de que solicitó personalmente y recibió sobornos de la constructora Odebrecht para financiar su campaña electoral.

“La ofensiva de los sectores de la prensa con el objetivo de atacar la honra personal de la presidenta no prosperará. Está fundada en una calumnia”, afirmó Dilma Rousseff, en un comunicado que publicó en las redes sociales.

Según la revista Veja, la presidenta suspendida Dilma Rousseff será el principal objetivo de las revelaciones de Marcelo Odebrecht como parte de su acuerdo de delación premiada, en el que también citará a 13 gobernadores regionales y 36 senadores.

El ex presidente de la constructora supuestamente aceptó colaborar con la Justicia de Brasil tras una primera condena a 19 años de prisión y ante el descubrimiento de numerosas pruebas de la forma como Odebrecht financiaba ilegalmente campañas políticas.

El empresario -encarcelado desde junio del año pasado y condenado a 19 años de prisión por lavado de dinero y asociación criminal- confirmaría a los investigadores de la operación ‘Lava jato’ que la reelección de la mandataria brasileña fue financiada por sobornos depositados en cuentas en el extranjero, señala el medio de Brasil.

Además, la revista Itsoé indicó en un reportaje publicado el fin de semana que fueron 12 millones de reales (unos 3,4 millones de dólares) los que Dilma Rousseff pidió a Odebrecht para su campaña electoral de 2014, dinero que habría sido destinado al jefe de campaña del Partido de los Trabajadores (PT), Joao Santana, y al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente interino Michel Temer.

De acuerdo con Rousseff, que fue separada del cargo el 12 de mayo, los acusadores tienen que probar las denuncias que vienen siendo filtradas “de forma selectiva y cobarde” por medios de comunicación “sin compromiso con la verdad”.

La mandataria, sustituida por el vicepresidente Michel Temer mientras el Senado la somete a un proceso de destitución, agregó que adoptará ante los tribunales las medidas necesarias para que se le indemnice por los daños causados por las infamias.

EC