Saltar al contenido

Nicolás Liso Fabbri: “Los gerentes de proyectos saben usar las habilidades de cada persona de la manera correcta en el momento adecuado”

1 noviembre, 2018

Saber contratar y potenciar equipos talentosos, tener visión estratégica a largo plazo y ser capaz de mantener la calma en momentos difíciles son algunas de las características principales que debe tener un buen gerente de proyecto, que quiera conseguir los objetivos fijados por una organización. Así lo explicó el especialista Nicolás Liso Fabbri al ser consultado por la tendencia a contar con este tipo de profesionales por parte de todo tipo de empresas.

Cotidianamente grandes y pequeñas empresas planifican nuevos objetivos para ser más competitivas y potentes en el mercado y, para llegar a ellos, son muchas las que confían contratar a Gerentes de Proyecto (PM) que sean capaces de gestionar los recursos disponibles para esos fines.

Liso Fabbri, creador y director de TECHNIC ingeniería & construcción ®, explicó que “los gerentes de proyectos realmente sobresalientes exhiben habilidades de liderazgo colaborativo como negociación, evaluación, agilidad y estrategia todos los días. Saben cómo mantener el proyecto en movimiento y la moral del equipo; saben a dónde quieren llegar, están alineados con la visión estratégica de sus clientes y están comprometidos a hacer avanzar a su equipo en colaboración para lograr un resultado exitoso”.

Este tipo de profesionales deben hacer un arte de la comunicación ya que tienen que ser capaces de traducir las metas trazadas por uno o varios documentos en directrices compresibles para quienes trabajarán en el proyecto y, además, poder negociar con clientes u otras personas involucradas. En ese proceso debe ser capaz de escuchar a todos sus interlocutores y tomar las propuestas que sirvan para acelerar el proceso o para asegurar el cumplimiento de los objetivos finales.

“Los mejores PM tienen sólidas habilidades de negociación y saben cómo colaborar de manera efectiva y negociar para lograr los objetivos de su organización. También son expertos en las cuatro fases de la negociación: La ‘preparación’ supone la recopilación de documentos, datos y hechos para presentar el caso, luego sigue la ‘divulgación de esa información’ con todo el equipo o personas interesadas para llegar a una ‘negociación’ que se centre en intereses comunes y que permita un ‘cierre’ en el que todos los interesados estén realmente a bordo”, comentó Nicolas Liso Fabbri.

Además, los grandes PM deben estar “profundamente involucrados en la construcción de habilidades de equipo y en la ejecución táctica de la visión estratégica. “Ernest Hemingway escribió: ‘Nunca confundas el movimiento con la acción’. Esto suena cierto para los mejores gerentes de proyectos, que pueden adaptarse a la información cambiante; saber cómo sacar lo mejor de los miembros de su equipo y cuándo alentar en lugar de presionar”, agregó.

Luego de haber trabajado en empresas como YPF, Schlumberger Venezuela, Petrobras Brasil, Techint ingenieria & construcción, y The Dow Chemical Company, Liso Fabbri afirma que lo que separa a los buenos de los grandes PMP es su capacidad para adaptarse a los avatares y los cambios inesperados: “Los buenos gerentes de proyectos se mantienen en el buen camino. Los grandes gerentes de proyecto saben que la pista tendrá algunas curvas inesperadas y se deberán crear soluciones en tiempo real. Al final, en eso consiste la administración de proyectos”.