Saltar al contenido

Neonazis marcharon frente a la Casa Blanca

13 agosto, 2018

Varios centenares de neonazis y supremacistas blancos organizaron una marcha para el pasado 12 de agosto frente a la Casa Blanca, un año después de los disturbios en Charlottesville, Virginia, que dejaron un fallecido y 19 heridos.

El 12 de agosto de 2017, centenares de neonazis tomaron las calles de Charlottesville en uno de los momentos más oscuros para la sociedad estadounidense de los últimos tiempos; esos mismos grupos se dirigen a la capital estadounidense para reivindicar sus consignas.

Al cumplirse el primer aniversario de aquellos incidentes, la red de extrema derecha “Unite the Right” protagonizará la nueva concentración en Washington.

Asimismo, se convocó una contra-manifestación en la plaza Lafayette, ubicada frente a la residencia presidencial.

Las autoridades buscarán impedir que los dos grupos entren en contacto con un importante operativo policial.

Unir a la derecha

Los neonazis tenían estipulado reunirse en las afueras de Washington alrededor de las 2:00 pm para tomar el metro hasta el centro de la capital.

Antes de que los supremacistas tomen las calles, una coalición de decenas de organizaciones reunirá a sus activistas en una plaza cercana a la residencia presidencial al mediodía y marcharán hasta el mismo parque al que posteriormente llegarán los xenófobos.

De acuerdo a su manifiesto, los organizadores de la contraprotesta buscarán mantener una separación “de lugar o tiempo” con los extremistas.

El jefe de Policía del área de Washington, Peter Newsham, aseguró esta semana en una rueda de prensa que garantizarán que los dos grupos permanezcan separados para evitar que se repita las situaciones de confrontación.

Reacciones del gobierno

El presidente Donald Trump expresó el sábado su condena a todo tipo de racismo. “Los disturbios en Charlottesville de hace un año causaron muertes insensatas y división”, escribió en su cuenta en la red social Twitter.

“Debemos estar unidos como nación. Condeno todo tipo de racismo y acto de violencia. Paz para TODOS los estadounidenses”, añadió en su mensaje previo a la manifestación.

Sin embargo, el senador Mark Warner, demócrata por el estado de Virginia, insistió en que Trump despejó el camino para que los nacionalistas blancos difundieran “odio e intolerancia”.