¡Nadie los detiene! Más violentos y agresivos están los bachaqueros en el Zulia

A- A A+
abril 13
/ 2016

Los “bachaqueros” se reorganizaron en los supermercados. No los detiene ninguna medida de control en la restricción de compra de productos. En un recorrido por los mercados, trabajadores y gerentes detallaron a La Verdad que están “más violentos, agresivos por tener todo, hasta el arroz de (condimentado con) ajo que antes no querían ahora lo buscan”, a pesar de tener precio de 690 bolívares y no estar dentro de la lista de regulados.

A San Isidro llevan los paquetes que compran en los establecimientos del oeste de Maracaibo para expenderlo a mil 200 bolívares en las barriadas donde no llega la bolsa de comida del Gobierno, soltó Angélica Morillo, ama de casa. “En las bodegas se venden el arroz caro. El mismo que sacan de aquí”, dijo la sexagenaria en la puerta del automercado a la espera del retorno del servicio eléctrico para poder adquirir azúcar, arroz y harina de maíz.

Desde el fin de semana los trabajadores de la red privada reportan “agresiones” de usuarios. “En La Limpia un grupo de ‘bachaqueros’ intentó ingresar a la fuerza en la tienda, agarraron un palo y decían que tenían que entrar. A mi me golpearon”, precisó una encargada del personal de venta. Ayer en la mañana “una mujer se metió hasta la zona de cajas, partió una botella amenazando a los trabajadores. La Policía llegó y la sacó”, aseguró un trabajador de seguridad. “Diariamente tenemos conatos de saqueo”.

Asención Gutiérrez, ama de casa de 60 años, destacó que los “bachaqueros” afinan modalidades de cómo operar en los mercados. Explicó que por tener un hijo discapacitado está obligada a soportar “maltrato” de quienes están en la cola por pañales. “Hay que tener un contacto entre quienes están de primero porque comprar es imposible. Se adueñan de las colas así llegues temprano”.

“Hay que hablar con los ‘bachaqueros’ y negocias con ellos. Ejemplo, si venden champú, toallas y pañales, te ponen de primera pero tienes que regalarle los otros productos. No te lo compran, es regalado por dejarte pasar. Y eso pasa delante de guardias, policías. Nadie hace nada”, criticó. En el interior de las tiendas, “cuando entran los ‘bachaqueros’ se comen todo. Ningún control ha podido con ellos, se quieren llevar todo”, reprochó una gerente.

LV